UNNOBA: otro perfil de sus egresados, al servicio de la ciencia -
Seguinos en
Pronto Pago
Pronto Pago

Junín

UNNOBA: otro perfil de sus egresados, al servicio de la ciencia

Alfonsina Robles es la primera egresada de la Licenciatura en Diseño Industrial de la UNNOBA, hoy investigadora, involucrada en la producción de máscaras por la pandemia.

Publicado

el

Entre los años 2006 y 2011 en la secundaria del Colegio Parroquial San José de Junín, si había que hacer un afiche o dibujar en el pizarrón, la llamaban a ella. Porque ella sabía de manualidades. Aunque también sabía sobre injusticia y desigualdad. Alfonsina Robles se destacaba. Pero lo que aún no sabía, era que el destino le iba a ofrecer las herramientas para cambiar esas diferencias, para intentar al menos, modificar la realidad.

La mayor de cuatro hermanos, de madre docente y familia unida. Su padre se dedicó muchos años a la fabricación de indumentaria deportiva, tenía un taller y un local. Y ahí andaba ella, observando todo. “Siempre fui curiosa, me interesaba saber cómo se hacían las cosas”, recuerda Alfonsina, para quien el acceso temprano a la tecnología, era parte de la normalidad. Porque además su tío arreglaba teléfonos, y en ese otro taller de objetos desarmados, había una aventura y otra gran atracción.

No le gustaba sentarse adelante, prefería el fondo, aunque siempre sacaba las mejores notas. En quinto año de secundaria obtuvo la primera medalla que se otorgaba al mejor alumno. Se cerraba una etapa, y ella aún no sabía qué estudiar. Al egresarse en la modalidad de Ciencias Naturales decidió realizar el taller semipresencial de la carrera Genética en la UNNOBA. “Pero era una ciencia dura, exacta. Si bien sentía que lo podía hacer, no era lo que quería”, recuerda. Pero una tarde su abuela, que navegaba por internet, le avisó que existía una carrera llamada: Licenciatura en Diseño Industrial, que se dictaba en la ciudad de Pergamino.

Esta oferta académica le resultaba una combinación precisa entre la investigación, la ciencia y la manualidad. Alquiló una piecita en una pensión, y al tiempo se mudó con una amiga. Fue entonces cuando empezó a aparecer eso que tanto le gustaba: el diseño de producto de perfil social. “Había mucho para decir con algo físico, que no era un objeto artístico, y aunque no dejara una remuneración considerable, estaba pensado desde la transformación”.

Porque el ojo social estuvo siempre. Alfonsina notaba, en primaria y secundaria, esas pequeñas pero ciertas diferencias, en el uniforme, en los libros, los útiles escolares. Por eso en cuarto año de la carrera, cuando le tocó diseñar un vehículo mediante la reutilización de los rodados secuestrados por la policía, lo pensó para cartoneros. El vehículo reunía todos los procesos de trabajo que realiza el cartonero, con una prensa que permitía el producto final ya ensamblado.

PRIMERA EGRESADA

Ya conocía el impacto de la desigualdad, ahora confirmaba la capacidad de transformación que tenía en sus manos. Ella avanzaba, y la carrera también. Porque Alfonsina Robles es la primera egresada de la Licenciatura en Diseño Industrial. El 17 de diciembre del 2018, a las corridas, sin un cartel con su nombre ni fiesta de egresados, y con un 10 en la libreta, se recibió.

Para la tesis de grado debió buscar una problemática real que pueda ser solucionada mediante un producto, y pensó en una conservadora y refrigeradora para medicamentos en zonas de difícil acceso y sociedades de bajo desarrollo. Analizó el trabajo de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y de la ONG “Médicos sin fronteras”, y notó las dificultades en las campañas de vacunación, ya que la falencia estaba en la última etapa donde se pierde la cadena de frío, por falta de la conexión eléctrica. Mediante paneles solares fotovoltaicos que cargan la batería, elaboró un sistema de refrigeración y conservación.

INVESTIGADORA

Hoy Alfonsina es investigadora becada de la UNNOBA, trabaja en el desarrollo de producto aplicado a la salud a través de la tecnología de fabricación digital para el IDI (Instituto de Diseño e Investigación), con prótesis y órtesis en impresión 3D, productos personalizados respecto de la anatomía humana. Aunque cuando era chica le espantaban aquellos pilones de hojas para corregir que traía su madre, también es docente en las materias Taller rotativo de diseño industrial y Dibujo Técnico.
Cuando se enteró del estallido mundial por la pandemia COVID-19, Alfonsina manejaba la impresora 3D del Club Social de Innovación de Pergamino. Vio que la empresa de software libre “Prusa”, había liberado un modelo de protectores faciales para proteger a los profesionales de la salud. Si bien pensó que al igual que los barbijos, nunca llegaríamos a necesitarlas, pero notando el impacto de la pandemia en otros países, su inquietud y compromiso la impulsaron a llevarlas adelante.

MÁSCARAS

Con el apoyo del municipio, la Fundación por Pergamino y la Fundación UNNOBA, se realizó la muestra, y funcionó. Se imprimieron, mediante fabricación 3D, 500 máscaras. La Universidad le propuso, mediante un proceso de inyección, llevarlas a una escala industrial. Con la colaboración de la empresa Indelplas de Junín y MB de Pergamino, comenzó la fabricación. Se inyectaron más de 60 mil máscaras que fueron entregadas al laboratorio Roemmers.

Mediante la elaboración de distintas piezas que se vinculan, se trabajó con una tecnología aplicada a prototipos, que en la urgencia se volvió vital. “Porque la tecnología tiene impacto siempre y cuando se pueda replicar en todos lados. Tiene que ser equitativa, sino se sigue ampliando la brecha digital, y nosotros tenemos una responsabilidad en ese sentido”, sostiene.

Alfonsina destaca la importancia de la UNNOBA en su vida, pero ante todo el hecho de brindar oportunidades. “Es una universidad pública con perfil regional, rol social, trascendencia e impacto. Es exponencial su crecimiento, y hoy tiene un nombre”, agrega la docente e investigadora que nunca perdió la seguridad en sí misma. “Si podés, por qué no lo vas a hacer. Y eso se lo debo a mi familia, la confianza. El apoyo que necesitás siempre, en todo lo que se emprende”.

FUENTE: El Universitario. Por Luciano Toledo.

————————————————————

LEE TAMBIÉN

Compromiso y vocación en la pandemia

Todo Chevrolet

Más Leidas