Seguinos en
LT20 Radio Junín

Locales

UNNOBA: nuevos horizontes por un camino conocido

Guillermo Tamarit fue electo rector por cuarta vez consecutiva gracias al voto unánime de los 19 asambleístas.

Publicado

el

Ya no se le puede decir flamante. A pesar de haber sido electo ayer, en el Salón de la Democracia, Guillermo Tamarit fue nombrado rector de la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires (UNNOBA) y cumplirá su cuarto mandato ininterrumpido, logrando estar al frente de la institución desde 2007 hasta 2023.

La asamblea comenzó pasada las 10 y poco minutos después el rector electo fue nominado por uno de los asambleístas. A partir de este momento todo giró en torno a la figura de Tamarit, la cual fue elogiada de todas las formas posibles por cada uno de los asambleístas que le tocaba subir a dar su opinión.

Todos estos coincidieron en algo, el estilo marcado y conocido de conducción de Tamarit, además de sus ideales que reivindican a la reforma universitaria, a más de 100 años, en todo su esplendor.

Luego de esto, el Secretario General de la UNNOBA llamó a votar por bloques de representantes, mientras tres asambleístas custodiaban la urna y vigilaran que todo se desarrolle con normalidad.

Finalmente, se realizó el recuento y se informó que, gracias a los votos de los 19 asambleístas, Guillermo Tamarit había sido reelecto por unanimidad, algo que lo caracterizó cada vez que estuvo en juego el puesto de rector.

Una vez finalizada la asamblea y con los resultados ya puestos, Grupo La Verdad charló en exclusiva con el rector, hasta 2023, de la UNNOBA:

-Llegaste con el ingeniero Luis Lima en 2003, en 2007 fuiste elegido para continuar con su legado, ¿pensaste entonces que en 2019 ibas a seguir al mando de la UNNOBA?
-En 2007 la universidad no es lo que era y sería imposible que me acordara lo que pensaba en ese momento, pero seguro que no eran las distintas circunstancias que llevaron a que todavía esté en el mismo cargo.
La idea era generar, como lo hicimos, recursos humanos capaces de asumir cualquier tipo de responsabilidad. Distintas personas de esta gestión asumieron, en los últimos cuatro años, responsabilidades a nivel nacional, provincial y local, por lo que me tocó continuar con un grupo de funcionarios nuevos. Eso explica la dinámica, sino hubieran pasado otras cosas. Lo que siempre privilegiamos es sostener el rumbo de la UNNOBA, a nosotros se nos presta mucha atención por lo que significa la universidad en la región y a nivel nacional.

-Desde 2007 hasta ahora tuviste gestiones que produjeron crecimiento en la UNNOBA hasta el punto de que ya uno no se imagina qué más se puede hacer, ¿cuál es el rumbo que van a tomar ahora?
-Hay un rumbo que es la inclusión y otro la calidad. En lo que es inclusión vemos que el ingreso se amesetó, somos la primera opción en la región, pero todavía no llegaron todos los que potencialmente podrían venir. Esto hay que sostenerlo, pero hay que ir a buscar a los chicos que entran y salen del sistema educativo, y que nunca se plantean la universidad como una opción. El mundo cree que si no terminás el secundario no podés venir a la universidad y nosotros tenemos que generar acciones concretas para que eso cambie.

Obviamente no lo podés hacer si querés ser genetista, pero si querés un oficio o mejorar el tipo de trabajo que tenés o involucrarte en una actividad universitaria, puedas dar un paso adelante.

Las estrategias que planteamos son la educación a distancia, que es para la gente que presencial se le hace muy cuesta arriba pero que a través de las nuevas tecnologías desarrollar alguna actividad, aunque siempre estará complementada con actividad presencial, porque es estar en la universidad.

Por otro lado los oficias, comenzar a desarrollar cosas con los gremios, asociaciones civiles y el resto del sistema educativo, donde la UNNOBA atrape, en el mejor de los sentidos, aquellas búsquedas de ofertas no tradicionales. Creo que podemos brindar eso.

Con respecto a la calidad, esto está relacionado directamente con la investigación. La universidad dio pasos muy importantes, pero falta muchísimo. Tenemos que incorporar dimensiones de áreas completas. Lo planteó muy bien el Director de la Escuela de Ciencias Económicas y Jurídicas, allí el nivel de desarrollo de la investigación es bajo y queremos dar un paso importante, porque es la nota de calidad.

-Y en cuanto a infraestructura, ¿el corredor sigue siendo una aspiración?
-Sí, es algo de largo aliento que se va desarrollando. No depende solamente de nosotros. Convivimos con todo el tema ferroviario y el planteo que tiene el municipio para llevar adelante la actividad. Ese eje ya llegó para quedarse, pero va tomando las iniciativas a su tiempo.
Lo que va a pasar este año es que vamos a terminar, al lado del comedor, la enfermería y un salón de usos múltiples asociado a actividades culturales.

Después hay un desarrollo que se da en Pergamino. Allá estamos haciendo aulas y laboratorios para ir acompañando el crecimiento de la UNNOBA. No estamos frente a una crisis de infraestructura, pero si sabemos que la universidad, en su desarrollo en el tiempo, demanda más espacios.

-Cuando te nominaron como candidato te levantaste de la mesa y te fuiste, ¿viniste a tu despacho?
-Sí.

-¿Mirabas la ceremonia por YouTube?
-Sí, si (risas).

-¿Qué sentías al ver que cada uno de los asambleístas que subían a hablar mostraban su apoyo hacia vos?
-En lo personal es un enorme orgullo y responsabilidad, pero valoro mucho el sentido de pertenencia que tienen todos a la institución y el trabajo en equipo, que fue señalado por varios asambleístas. Allí hay, además de los méritos personales, una impronta de la universidad que señala el acuerdo en el rumbo y toca asignar responsabilidad.

Tiene que ver con que estamos construyendo una tradición. Nosotros privilegiamos el acuerdo y la unanimidad como mensaje institucional. Siempre pasó que todos los directores de escuela y el rector son elegidos por unanimidad y es un largo proceso que desemboca en esto y es un muy buen mensaje. Más allá de las diferencias logramos acuerdos y nos presentamos a la sociedad como un equipo.

-Cuando termine este mandato se va a estar recibiendo la primera camada de la secundaria…
-Sí.

-¿Qué hay pensado para ellos?
-El secundario se va desarrollando. Este año tuvimos la segunda inscripción. Ya no es ver a 60 chicos, ahora es ver a 120 (risas). Esto va a ir creciendo, aparecerán nuevos desafíos en su propia dinámica y habrá ajustes naturalmente.

Hasta acá la respuesta es muy buena, se parece mucho a lo que pensamos en su momento. Tanto los alumnos, como los padres y docentes, están todos conformes por cómo se lleva adelante el desarrollo.

Hay que estar particularmente atentos. En el caso de las universidades, son nuestros alumnos más pequeños y es un lugar mucho más sensible. La responsabilidad es de los adultos, en la universidad es de cada uno. Hay un aprendizaje institucional en torno a cuidarlos para que esto se desarrolle bien porque es una experiencia novedosa, pero también asignarles responsabilidad porque es lo que tiene que ver con que estén en un secundario de la universidad.

Vamos balanceando esas cuestiones y en 6 o 10 años ya nos habremos olvidado y funcionará naturalmente, pero por ahora tenemos que prestar especial atención.

-¿Esperás que tenga el mismo crecimiento en el corto plazo que la UNNOBA?
-Sí. De hecho, tiene un mayor impacto social. La gente se siente más lejos de la genética o de la ingeniería mecánica, pero todos estamos cercanos del colegio secundario porque participamos de esa instancia.

Tiene una repercusión importante, además para nosotros es una forma de devolverle la esperanza a la educación, o sea que allí se produzca el fenómeno educativo de tal manera que volvamos a creer en que, haciendo las cosas de determinada manera, también obtenemos buenos resultados.

Sabemos que es una situación excepcional, no es que esto se puede hacer en todos lados y la gente decide no hacerlo. Tener el respaldo de una universidad para una institución secundaria es muy importante, pero yo creo que señala un camino. Con doble turno, 200 días de clases, formación docente continua y salarios razonables, que es lo que falta en muchos casos en otros ámbitos, podés tener buenos resultados y devolverle a la gente esa expectativa.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas