Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Una madre sigue reclamando una rampa para la Escuela a la que va su hijo

El menor cuenta con una discapacidad y no pueden subir con su caminador por la escalera.

Publicado

el

En agosto del año pasado, La Verdad publicaba que la rampa para discapacitados que se estaba construyendo sobre calle Pellegrini, en la Escuela Primaria 12, no se terminaba. Hoy, a siete meses, el reclamo sigue siendo el mismo, máxime cuando al lugar concurren alumnos con algún tipo de discapacidad y la necesitan de manera urgente.

Hacer accesibles las escuelas implica asegurar su ingreso mediante rampas, un adecuado ancho de las puertas, la circulación interna en los establecimientos, la adaptación de al menos un baño y, desde ya, aulas accesibles.

Hay un menor de 9 años, que aún no pudo comenzar su tercer grado no porque su señorita hiciera paro, sino porque no puede entrar a la escuela.

Reclamo puntual
María Eugenia Alvear es mamá de un niño de 9 años que concurre a la Escuela 12, ubicada en Pringles y Pellegrini, y contó el calvario que tiene que atravesar cada vez que lleva al pequeño a tomar sus clases.

“Quiero aclarar que en este reclamo nada tiene que ver la comunidad educativa, que es maravillosa. Es un lugar que tienen muchos chicos integrados y siempre se han portado de la mejor manera y con buena predisposición. El tema acá es otro. Mi hijo comenzó en 2016 primer grado y va con un caminador y una rampa es indispensable. Con otras madres, los entramos y sacamos de la escuela a upa, todos los días. Pero está creciendo, y eso ya es imposible”, comenzó contando.

Luego, dijo que “este año comienza tercer grado y aún no pudo ir a la escuela y no porque la señorita haya hecho paro, sino porque no tiene manera de entrar. La directora de la Escuela 12 es Carina Morales, y hace ya dos años que está gestionando la rampa. En 2017, comienzan a hacerla. Estamos en marzo de 2018 y no la terminaron. Antes de comenzar las clases fui tres veces al Consejo Escolar a hablar, me atendieron muy bien, pero no hubo ningún resultado. Ahora un chico trabajando, dicen que no se habilita porque falta una baranda. Es una locura que más de un año para construir una rampa muy chiquita”.

Retomar las clases
Visiblemente consternada, esta mamá contó que “mi hijo no va a ir a la escuela hasta que eso no esté terminado. No podemos arriesgarnos a subirlo y bajarlo constantemente porque no le hace bien y ya está grande. Dentro de la escuela, desde la galería y para ir al patio, también hay escalones y mi padre hizo una rampa para que los chicos con problemas pudieran salir.

El Consejo me dijo que estas son gestiones que se hacen en conjunto con la Municipalidad, pero no sé quién falla. Esperé demasiado, hace dos años que pido por esto y sé de lo que hablo, porque constantemente me choco con estas cuestiones que tengo que resolver por mi hijo”.

Para finalizar, dijo que “la realidad es que los chicos tienen que ir a la escuela porque tienen derecho a una educación. Pero esto es increíble”.

Más Leidas