Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Una historia llena de pasión

La institución de Arias y Necochea que es motivo de orgullo para Junín y toda la zona aledaña, festejó en el corriente año el aniversario 107 de vida, con un presente que invita a sus hinchas a seguir soñando con cumplir objetivos grandes.

Publicado

el

Escribe: Mario Nicolás Uhalt

Sarmiento cumplió en el mes de abril del corriente año nada más ni nada menos que 107 años de vida institucional. Sin embargo, pese a la gran cantidad de décadas acumuladas en la espalda, el club de nuestra ciudad se encuentra con la puerta abierta para seguir escribiendo la historia rica de las siempre recordadas páginas de gloria, ya que el presente nuevamente lo invita a soñar.

El club Verdolaga, actualmente inmerso en el Nacional B, luego de lo que fue el paso por Primera División, disputando tres torneos de manera consecutiva, en un hecho que fue inédito ya que anteriormente (en la década del 80), había alcanzado la cifra de dos, pudo lograr afirmarse más que nunca, debido a que otra vez se posicionó para dar un nuevo salto al cielo.

Seguramente desde algún rincón del estadio Eva Perón, Behety y Pincetti, integrantes del grupo de entusiastas fundadores, cuando corría precisamente el 1 de abril del año 1911, se sienten orgullosos de lo mucho que ha crecido la institución, que un principio, llevó el nombre de Sarmiento Footbal Club.

Aunque no solamente en el plano deportivo y en infraestructura, Sarmiento ha mejorado e ingresado en consideración por el ámbito futbolístico como una institución que hace las cosas bien, sino que la pasión se ha agigantado y es un eslabón fundamental, para que El Verde hoy en día siga su curso con fuerza.

Es que diferentes generaciones, desde la fundación, han transmitido lo que significa la entidad que representa a Junín y la zona a lo largo y a lo ancho del país. Es por ello que abuelos, padres y nietos, más de una vez compartieron un grito de gol en El Cemento, llenos de alegría, o por el contrario, soltaron una lágrima por algún dolor deportivo.

Han pasado jugadores, cuerpo técnicos, dirigentes, ídolos, futbolistas no gratos. Han vivido campeonatos, ascensos, descensos, campañas irregulares. Disputaron varias categorías e hicieron un recorrido innumerable de canchas ubicadas en todo el suelo argentino. Y a partir de ello, se fue gestando una mística que aún perdura en el tiempo.

La misma, se relaciona con que la camiseta verde y blanca, es capaz de convertir utopías en pura realidad y resurgir del pozo más profundo, cuando más de uno lo da al club por aniquilado. Tal como ha ocurrido en todo el trajín. Por ejemplo, Sarmiento pasó de jugar en la elite a la categoría C en un puñados de años, pero también ha logrado dos ascensos a Primera, siendo un club con menos recursos que el resto y ubicado en el interior del país. Ésto, es lo que lo hace diferente, tanto dentro como afuera de la cancha.

Momentos exactos brillarán inevitablemente en la retina de más de un fanático al mirar hacia atrás. La primera Copa conseguida, la inauguración del estadio, el primer partido oficial en AFA ante Colón, el campeonato del 77, la epopeya del 80, los ascensos conseguidos en la década del 90, Villa Crespo en el 2004, la afirmación en el Nacional B en el 2013, el último regreso a Primera División, entre tantos momentos incontables.

A esta altura, algunos hinchas ya no están en esta tierra pero deambulan por el cielo de Arias y Necochea, bajando cada vez que la redonda rueda en el siempre hermoso césped. Otros, la vida los ha alejado de la localidad, pero su corazón sigue pegado al alambrado de la popular; y los restantes, continúan siendo fieles acudiendo a la misa de cada fin de semana, en el templo más lindo del interior de la provincia de Buenos Aires.

Han pasado 107 años, pero la pasión sigue intacta, como la primera vez que un padre lleva al hijo de la mano a la cancha. Desde ese momento, ninguno de los dos se imagina la vida sin este sentimiento, porque ese recorrido a paso lento, hasta la entrada de cimiento, perdurará por siempre en el tiempo, al igual que Sarmiento.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas