Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Un año de aprendizaje para Sarmiento

El año 2017 para Sarmiento no fue fácil, aunque claramente al “Mundo Verdolaga” le servirá para aprender de los errores y pulir aún más las virtudes, ya que el club lo necesita imperiosamente, con el objetivo primordial que es asentarse en el Nacional B.

Publicado

el

El último año en la máxima categoría para Sarmiento tuvo varias aristas. Por un lado disputó el Torneo de Primera División, inaugurando nada más ni nada menos que el mismo, ya que el “Verde” jugó contra Arsenal en el estadio “Eva Perón”, en la primera fecha del certamen y la Asociación del Fútbol Argentino en conjunto con la televisación (aún existía Fútbol Para Todos), decidió que fuera el primer partido de la jornada número 1 (se jugó en agosto del 2016).

Cabe recordar que el duelo ante “El Viaducto” quedará en la memoria de todos los simpatizantes por la inauguración de la tribuna cabecera, ubicada sobre Avenida Arias, que siempre fue un sueño lejano, pero ante un gran marco de público que asistió ese día, se pudo hacer realidad, dándole un marco espectacular a “El Cemento”. Además, ya en el 2017 abrieron el predio de hockey que lleva el nombre “Ángel Chiofalo” y renovaron completamente los vestuarios: local, visitante y de árbitros.

Asimismo, en la elite del fútbol criollo, el conjunto de nuestra ciudad se midió ante los mejores equipos del país como lo son River Plate (Semifinalista de la Copa Libertadores y campeón de la Copa Argentina), Boca Juniors (campeón del Torneo Local y actual puntero del certamen de la elite), Independiente (campeón de la Copa Sudamericana), San Lorenzo (segundo detrás de Boca), Racing Club (participó en los certámenes internacionales) y Lanús (campeón en el 2016 y reciente finalista de la Copa Libertadores).

Es por ello que diversos jugadores de una jerarquía superlativa pisaron Junín. Algunos de ellos fueron Ignacio Scocco, Lautaro Acosta, Marcos Acuña, Nicolás Tagliafico, Lautaro Martínez, Javier Pinola, Teófilo Gutierrez, Maximiliano Rodríguez, entre otros, que el hincha de Sarmiento pudo observar, más allá de querer ver ganar siempre a su equipo, como así también el futbolero juninense, que concurrió fin de semana tras fin de semana al estadio.

A su vez, hubo resultado histórico que es imposible pasar desapercibido, ocurrido en el “Monumental”, cuando Sarmiento igualó uno a uno con River en el tramo final del encuentro, ante tribunas que estaban colmadas y con una repercusión mediática extraordinaria para la institución juninense, ya que el partido fue en vivo y en directo hacia todo el país y el resultado lo consiguió en condición de visitante, precisamente de manera agónica.

Por otro lado, el desenlace deportivo fue duro, ya que desembocó en el descenso de categoría, con el agregado de varios inconvenientes de futbolistas que se alejaron antes de tiempo y con el paso de nada más ni nada menos que tres entrenadores, durante dicho período. Los mismos fueron Gabriel Shurrer, Jorge Buruchaga y Fernando Quiroz, con el interinato de Juan Carlos Pírez (actual Coordinador de las divisiones inferiores).

Sin embargo, vale destacar que la comisión directiva siempre buscó formar equipos competitivos con individualidades de peso, con el objetivo sustancial de mantener la categoría. Los resultados deportivos adversos, la lucha desigual de presupuesto con otras instituciones y los inconvenientes de AFA que rebotaban en Sarmiento, formaron un coctel letal para el retroceso de división, pero no así institucional y sentimental, de la pasión de los mismos y los que alientan en las tribuna, para con la sigla C.A.S

Paréntesis aparte para la División Reserva dirigida técnicamente por Patricio Hernández, ya que desarrolló campañas sublimes teniendo en cuenta los rivales que tuvo en frente, yendo de menor a mayor en el juego y promoviendo una buena cantidad de juveniles al plantel profesional.
Actualmente la ilusión se renovó y el regreso al Nacional B, una categoría sumamente competitiva y con un formato insólito, que hasta resulta injusto para los conjuntos que buscan asentarse a la misma (recién descendidos y ascendidos), abrió una expectativa pero también un arduo desafío.

Los tres campeonatos en Primera División que Sarmiento logró disputar de manera consecutiva (por primera vez en toda su historia), hicieron que el ambiente futbolero de la segunda categoría del fútbol argentino, lo mirara de reojo como uno de los candidatos.
No obstante, el arranque no fue para nada bueno en el puntaje y el nivel de juego, por ello Quiroz se alejó de la dirección técnica y una vez más la dirigencia, tenía por delante una decisión que podía marcar el rumbo del club: Elegir el reemplazante.

Iván Delfino fue el apuntado y se hizo cargo de un plantel que no armó, pero que de alguna manera fue rumbeando en un mar bastante revoltoso. Y si bien, junto a sus dirigidos no logró salir decididamente de debajo de la tabla de promedios, están en una posición expectante para la que viene, teniendo conocimiento que deberán plantarse y conseguir puntos en varias canchas donde jueguen.

El receso le permitirá a todo Sarmiento tener un respiro para parar la pelota, levantar la mirada, juntar energías y proyectar objetivos concretos, que le permitan volver a ser protagonista, luego de lo que fue un año 2017 arduo. El gigante ya se despertó hace rato, ahora deberá mantenerse en pie y hacerse aún más fuerte de lo que es.

Escribe: Mario Nicolás Uhalt / Foto: Gustavo Zapata

MÁS NOTICIAS

Más Leidas