Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Locales

Un 20% de indecisos aún no tiene definido su voto para las PASO

La gobernadora Vidal va un 9% debajo de Kicillof, y la fórmula F&F le lleva unos puntos a Macri, según el estudio en campo realizado por la empresa Sinopsis, según indicó Lucas Romero en diálogo con LA VERDAD.

Publicado

el

Todavía no está todo dicho en el tema elecciones, a casi diez días de las PASO. Según el politólogo Lucas Romero, director de la consultoría política Synopsis, las encuestas marcan una leve ventaja de la oposición en la intención de votos. A nivel provincial es donde el oficialismo tiene la mayor preocupación: la gobernadora Vidal se ubica 9 puntos por debajo de su competidor Axel Kicillof, y no tiene posibilidad de revertir resultados porque no hay segunda vuelta. Esto sí sucede a nivel nacional, donde el presidente Macri es superado apenas por 4 ó 5 puntos por la fórmula Fernández-Fernández, que obligaría a un ballotage. Mientras, hay un 20% del electorado que aún no definió sus preferencias a la hora de ingresar al cuarto oscuro.

En diálogo con Grupo LA VERDAD, Romero analizó que “no deberían variar los resultados de las encuestas, porque las tendencias están consolidadas en término a la intención de voto que está mostrando el escenario para cada uno de los espacios”. “Lo que sí sucede es que se trata de una elección que está mostrando niveles de paridad, con diferencias ajustadas, y la inclinación de un pequeño segmento de votantes hacia un lado u otro podría alterar el resultado. Por eso no es menor la necesidad de seguir las tendencias, más allá que no habrá cambios bruscos”, dijo.

En este marco, detalló que “hay al menos un 80% de gente que tiene la opinión clara, y lo que estamos viendo es cómo se va definiendo el 20% del electorado que todavía no tiene definitivamente tomada una posición. Según se defina este porcentaje, podemos tener un escenario u otro, no sería descabellado pensar en un escenario más parejo del que venimos teniendo o con un triunfo más holgado del que venimos viendo del liderazgo del frente opositor”.

Escenario PASO

Lucas Romero analizó que “las PASO no van a definir nada, pero van a dar un panorama. Van a poner un dato concreto en el escenario respecto a cuál es la situación de cada uno de los espacios, algo que hoy desconocemos porque solamente tenemos presunción de lo que podrá llegar a pasar. Los analistas tratamos de tener una presunción en base a evidencias incontrastables, por eso son las encuestas, pero no dejan de ser encuestas que pueden llegar a estar mostrando un escenario que no es”.

“Pequeñas desviaciones de lo que hoy estamos viendo quienes hacemos investigación pueden generar escenarios distintos. Una cuestión sería unas PASO que deje un empate entre el oficialismo y el Frente de Todos, un escenario muy favorable al Gobierno; y otra situación sería que los dos o tres puntos de diferencia a favor del Frente de Todos se estiraran a seis, porque en este nivel de competencia empiezan a parecer una diferencia difícil de revertir”, agregó.

En Buenos Aires
En lo que hace a la provincia de Buenos Aires, Romero aseguró que “el oficialismo tiene un escenario un poco más adverso del que enfrenta a nivel nacional. La diferencia que estamos viendo a favor del Frente de Todos es de casi 9 puntos, que el Gobierno vino reduciendo según las últimas mediciones, pero no deja de ser una diferencia significativa”.

“No tanto para la categoría nacional, que resuelve todo el país y en determinadas zonas logra revertir a base de triunfos, pero sí afecta a Vidal, porque necesita sacar más votos que su rival y para eso, requiere sacar más votos”, agregó Romero.
Según analizó el politólogo, su rival Axel Kicillof “se verá beneficiado por la tracción que produzca esa candidatura presidencial de los Fernández y sobre todo en el conurbano. Vidal logra recortar diferencias, está 5 puntos por encima de la intención de voto que recoge Macri, pero no le alcanza para igualar los niveles de Kicillof”.

“Vidal necesita que Macri mejore, porque tal vez las mediciones que nosotros estamos haciendo no tengan un fiel reflejo de lo que se denomina efecto arrastre, que es lo que pudiera perjudicar a la gobernadora”, remarcó.

Los analistas sostienen que “el votante que ingresa al cuarto oscuro está guiado por su voto en la categoría principal, lo cual termina arrastrando al resto de las categorías, lo que va a votar a la hora de elegir presidente. No sucede con todos, pero sí con una importante porción que produce un efecto arrastre que perjudica o beneficia a las categorías detrás de la presidencial”.

En este marco, el especialista opinó que “Vidal necesita que haya votantes que, sin elegir a Macri, la elijan a ella para poder acortar distancias, pero también que Macri mejore. Tal vez ahí radique el protagonismo de la gobernadora en la campaña, porque el oficialismo la ha transformado en candidata a presidente de la provincia”.

Las diferencias
Por otra parte, el politólogo subrayó que “en el caso de Macri, las mediciones para un escenario de segunda vuelta, nos dan una ventaja a su favor. Ese indicativo que más allá de la gente que en primera instancia que votaría por Macri, da la sensación mirando los números que en el escenario todavía hay muchos votos que puede recolectar en la primera vuelta, sobre todo del electorado refractario de que el kirchnerismo pueda volver a gobernar”.

“Lo contrario le sucede a Vidal, porque no tiene más margen y debe ganar en octubre ya que no hay segunda vuelta, así que necesitará apoyo que no venga de los votantes de Macri. Será vital la posición de Espert y Lavagna, uno porque no está habilitado y otro porque tiene una intención de voto menor a su candidato a presidente”, finalizó.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas