Seguinos en
Expo Junin 2019
Expo Junin 2019

Locales

Treinta años sin servicio

Los primeros que desaparecieron a mediados de los años ’80 fueron los rojos, seguidos por los azules, por el descenso en la cantidad de pasajeros que se trasladaban y las pocas unidades que contaban.

Publicado

el

Cuando el último intento que significó “La Huella” cerró las puertas, allá por mediados de la década de los años ’90, los colectivos pasaron a ser un recuerdo en Junín.
Con algunos intentos esporádicos para su resurgimiento, que en ningún caso tuvo éxito, hoy la ciudad sigue esperando por un servicio de transporte público.
Los colectivos se iniciaron en Junín a principios de la década del ’50 y se mantuvieron por más de treinta años, con un completo y eficiente servicio que brindaban cuatro líneas, identificadas por colores: verde, rojo, blanco y azul. Habían arrancado la historia las firmas Ciudad de Junín y El Obrero.
Los juninenses se desplazaban de un sector a otro de la ciudad y se iban agregando barrios que iban surgiendo con el tiempo, para llegar a todos los sectores poblados de la ciudad, adaptando los horarios a las nuevas exigencias.
Desde las 6 de la mañana y hasta las 22 de cada día, la imagen de los colectivos poblaba cada rincón juninense. Sus viejos propietarios estiman que se cortaba un promedio de 1700 boletos diarios.

Los primeros que desaparecieron a mediados de los años ’80 fueron los rojos, seguidos por los azules, por el descenso en la cantidad de pasajeros que se trasladaban y las pocas unidades que contaban. En pie quedaron las otras dos líneas, pero también debieron cerrar la persiana cuando el trabajo dejó de ser rentable.
En los primeros años de la década del ’90, se intentó restablecer el transporte público. Desde el gobierno del entonces intendente Abel Miguel se llamó a licitación y fueron dos las empresas que se interesaron: “Microómnibus del Salado” y “La Huella”, aunque sólo esta última pudo subsistir por unos años, hasta que de la noche a la mañana levantó campamento y dejó de prestar el servicio.
Sus empleados quisieron formar una cooperativa entre los años 2001 y 2002, pero no lograron mantener la propuesta.
Hacia el final del gobierno de Mario Meoni, se hizo otro intento con el servicio de José Luis Pepa, encargado del recorrido a la Laguna de Gómez, que se extendió hasta la Plaza Sarmiento: funcionó apenas dos o tres meses y dejó de prestarse, en virtud de la falta de interés que despertaba.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas