Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Tras cuatro días de agonía, falleció ayer Francina Marcaccio

El pasado jueves, en la esquina de calles Roque Saenz Peña y Carlos Pellegrini, la moto en que transitaba fue atropellada por un vehículo. Sufrió serias lesiones de las que no pudo recuperarse. Profundo dolor y honda consternación por el deceso de la joven madre que deja dos hijos pequeños.

Publicado

el

Ayer por la mañana el médico de la terapia del Hospital tuvo que decir a familiares y amigos de Francina Marcaccio que su corazón había dicho hasta aquí llegué. Entonces murió la esperanza.

Macro Recargas

No habían alcanzado ni el esfuerzo de los profesionales, ni las cadenas de oración, ni la fuerza que del otro lado de la puerta de Terapia intentaban enviarle las decenas de familiares y amigos que esperaban un milagro.

Con la muerte de Francina cambió definitivamente la historia de sus hijos, esos pequeños que desde el miércoles pasado no deben entender por qué mamá no regresa y tendrán que aprender a vivir con su ausencia.

Por unas horas poco importa qué dicen las pericias, si el conductor que la embistió cruzó el semáforo en rojo o amarillo, si iba rápido, quién es, dónde vive, cómo se llama, en qué estaba pensando.

Momentáneamente no es eso lo importante porque habrá que comenzar a aprender a vivir con el dolor de haber perdido a una hija, una hermana, una pareja, una compañera de trabajo, una amiga. Y mientras un desfile incesante de personas se acercan a despedirla y en las primeras horas de la tarde acompañaran sus restos

hasta el Cementerio Central, hay otra maquinaria que no se detiene.

Hay una investigación en marcha y un fiscal que dirige la causa intentando determinar qué pasó.

El trágico hecho

Ente las 7 de la mañana del miércoles y la tarde de ayer mucho se había avanzado aunque restan diligencias importantes.

Aquella jornada, Francina Marcaccio se trasladaba por calle Roque Sáenz Peña en su moto de 70 c.c. de cilindrada cuando al llegar a la esquina de Carlos Pellegrini, un Volkswagen Gol Trend avanzaba -según coinciden todos los testigos que declararon en la causa -, a gran velocidad.

El impacto fue brutal e inevitable. Y como sucede en siniestros que involucran autos y motos, la peor parte la lleva quien se moviliza en el de menor porte.

El alerta al servicio de emergencias fue lo suficientemente claro como para que desde Intermed supieran que estaban frente a un código rojo. A las 7:09 la estaban asistiendo y casi con desesperación la subían a una ambulancia al tiempo que informaban a los profesionales de la guardia del Hospital Interzonal Abraham Piñeyro (HIGA) que llegaba una paciente con gravísimas lesiones.

Cuadro gravísimo
Traumatismo de cráneo, múltiples fracturas, inconsciente. Ya por entonces el cuadro era crítico.

Mientras tanto intervenían las fuerzas de seguridad, la Justicia, Policía Científica. Y se abría una investigación, la que hoy está en plena etapa de recopilación de pruebas para establecer la mecánica del siniestro y medir responsabilidades.

Horas después del incidente vial, no menos de cuatro testigos se presentaron ante las autoridades a relatar lo que habían visto.

Cámaras y semáforo

Todos son coincidentes respecto de la velocidad del Gol conducido por Sergio Elver González Cartagena, un ciudadano de nacionalidad peruana de 24 años.

Hay dos personas que además, aseguraron en fiscalía, que el automóvil había cruzado el semáforo en rojo. Se fueron buscando cámaras de seguridad privadas -no hay del Centro de Monitoreo en el lugar del siniestro- y existiría una cuya lente enfoca precisamente la esquina de Sáenz Peña y Carlos Pellegrini, que sería de gran importancia para la investigación. Más aún, consta en el expediente que el conductor del Gol fue increpado por quienes a las 7 de la mañana circulaban por la zona.

Algunos Le recriminaban la velocidad. Otros, la luz roja del semáforo.

Tras el desenlace
Ayer, el fiscal, Dr. Esteban Pedernera resolvía que no era necesaria la operación autopsia. La historia clínica de Francina es más que suficiente. Y era entregado su cuerpo a la familia.

Por la tarde, la sala de la Merced, en Rivadavia 765, edificio de Dos Reis, mostraba el impacto que produjo la muerte de la joven mamá de 29 años.
Su mamá, Susana Demichelli de Marcaccio; su esposo, César Ezequiel Costa; sus hijos Carola e Ignacio; sus hermanos, Sebastián y Agustina, acompañarán hoy los restos, al Cementerio Central.

El viernes 3 de agosto, Francina Marcaccio cumplió 29 años. No lo pudo festejar. Se debatía entre la vida y la muerte. No lo consiguió.
Mientras tanto, los que no pueden creer lo que sucedió sólo hablan de esa “madraza siempre sonriente. Simpática. Compañera. Y muy, muy dulce”.

Haciendo Obras 2

Más Leidas