Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Tierra invernadero, el futuro que nos espera

Escribe Arq. Fidel Sánchez

Publicado

el

Un clima de “Tierra Invernadero” se estabilizará a largo plazo a un promedio global de 4-5 gados Celsius más alto que las temperaturas preindustriales, con un nivel mar 10-60 metros más alto que hoy, concluye un estudio publicado por un equipo internacional de científicos en la revista PNAS.

Los autores concluyen que ahora es urgente acelerar en gran medida la transición hacia una economía mundial libre. “Las emisiones humanas de gases de efecto invernadero no son el único factor determinante de la temperatura en la Tierra. Nuestro estudio sugiere que el calentamiento global inducido por los humanos de 2º C puede desencadenar otros procesos del sistema de la Tierra, a menudo llamadas retroalimentadores, que pueden generar un mayor calentamiento si no dejamos de emitir gases de efecto invernadero”, dice un comunicado del principal, Will Steffen, de la Australian National University y el Centro de Resilencia de Estocolmo.

Las temperaturas promedio mundiales son un poco más de 1ºC superiores a las preindustriales y aumentan 0,17º C por década.
Los autores concluyen que ahora es sugerente acelerar en gran medida la transición hacia una economía mundial libre.

Lugares en la tierra que se volverán inhabitables.

Los autores del estudio consideran 10 procesos naturales de retroalimentación, algunos de los cuales son elementos decisivos que conducen a un cambio abrupto si se cruzan con un umbral crítico.

Estas retroalimentaciones podrían pasar de ser un amigo que almacena carbono a un enemigo que lo emite incontrolablemente en un mundo más cálido.
Estos retroalimentadores son: deshielo de permafrost, pérdida de metano hidratado del océano, debilitamiento de sumideros de carbono terrestres y oceánicos, aumento de la respiración bacteriana en los océanos, muerte regresiva de la selva amazónica, muerte regresiva del bosque boreal, reducción de la capa de nieve del hemisferio norte, pérdida del ártico de verano y las capas de hielo polar.

Estos elementos de inclinación pueden actuar una fila de fichas de dominó. Una vez que alguien es empujado, empuja a la tierra hacia otra. Puede ser muy difícil o imposible evitar que toda la fila de fichas de dominó se convierta en inhabitable si la tierra invernadero se convierte en realidad, advierte el coautor Johan Rockstrom, es director ejecutivo del Centro de Resilencia de Estocolmo y codirector entrante del Instituto Potsdam para la investigación del Impacto Climático.

Hans Schellnhuber, director de Investigación del Impacto Climático de Potsdam, dice: “Mostramos cómo las emisiones de gases de efecto invernadero en la era industrial fuerzan a un clima y en última instancia, sistema terrestre, a desequilibrarnos; una maquinaria que podría, una vez que se haya superado cierto nivel de stress, cambiar uno por uno de manera fundamental, rápida y quizás irreversible. Esta cascada de eventos puede inclinar a todo el sistema de la Tierra hacia un nuevo modo de operación”.

Lo que aún no sabemos es si el sistema climático puede aparcarse de forma segura cerca de 2º C por encima de los niveles preindustriales, como lo prevé el Acuerdo de Paris. O si lo hace, una vez empujado hasta el momento, deslizarse por la pendiente hacia un planeta de invernadero. La investigación debe evaluar este riesgo lo antes posible.

Maximizar las posibilidades de evitar una “tierra invernadero” requiere no solo la reducción de dióxido de carbono y otras emisiones de gases de efecto invernadero, sino también la mejora y/o creación de nuevas reservas biológicas de carbono, por ejemplo, a través de una mejor gestión forestal, agrícola, del suelo; conservación de la Biodiversidad; y las tecnologías que eliminan el dióxido de carbono de la atmosfera y lo almacenan bajo la tierra.

Críticamente, el estudio enfatiza que estas medidas deben estar respaldadas por cambios sociales fundamentales que requieren mantener una “tierra estabilizada” donde las temperaturas son de alrededor de 2ºC más cálidas que las preindustriales.

EL clima y otros cambios globales nos muestran que los humanos estamos impactando el sistema de la Tierra a nivel global.

Esto significa que nosotros, como comunidad global, también podemos gestionar nuestra relación con el sistema para influir en las futuras condiciones planetarias.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas