Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Sylvia Iparraguirre: “Es un ritual presentar un libro en Junín”

A partir de un diario de lecturas, un álbum de poesía y su memoria personal, el pensamiento crítico de Iparraguirre se revela en `La vida invisible´ bajo una narrativa ávida y genuina. El libro número 11 de su trayectoria, fue presentado en la Biblioteca Municipal.

Publicado

el

Brillante. Así fue la presentación de Sylvia Iparraguirre quien en la jornada del viernes por la noche presentó “La vida invisible”, su libro número once. El evento, que tuvo lugar en la Biblioteca Municipal, se llevó a cabo ante un muy buen marco de público que se acercó y aplaudió a la excelente escritora juninense.

Una lectora descubre, en la infancia, que puede vivir otra vida en los libros. Más intensa, pasional, que los demás ignoran. Lee de manera hipnótica a Cortázar, a Tolstói, a Bajtín, a Borges. Antes y después, dos grandes bibliotecas la apuntalan: la de su abuela en Los Toldos (también la de Junín) y la que compartió con Abelardo Castillo, cuyo retrato se convierte en amoroso recuerdo. A partir de un diario de lecturas, un álbum de poesía y su memoria personal, el pensamiento crítico de Iparraguirre se revela en `La vida invisible´ bajo una narrativa ávida y genuina.

Una vez que finalizó dicha presentación, LA VERDAD tomó contacto con la escritora quien emocionada, por el respaldo de su público, dijo que “me encanta ver caras conocidas. Para mí es un ritual presentar un libro en Junín. Todas las etapas de presentación terminan cuando vengo a Junín. Hay una cuestión de afectividad que es única. Un libro no termina de cumplir su rito sino es presentado en Junín. Me encuentro con mi familia, con mis amigas, con compañeras del colegio, de mucho afecto y reconocimiento. Es el único lugar donde puedo decir que soy ciudadana ilustre. Le doy a esto su exacta dimensión pero es como un reconocimiento del lugar. Muy feliz y contenta. La charla tuvo un ritmo y una atención en la gente. Hace muchos años que doy clases y que presento libros, y se fueron muy contentos al igual que yo. Además tuve a María Rosa Fernández que hizo una maravillosa presentación”.

En relación al libro `La vida invisible´, declaró que “es un libro particular porque es un libro a pedido. Antes de empezar a armarlo, decidí que sea narrativo y que sea corte autobiográfico. En literatura hay cuestión básica que es la forma, a eso le llamo imaginación formal, ver cómo lo vas a armar al libro. Mi hermana y yo tenemos una infancia compartida en dos lugares, los abuelos maternos en Junín y los abuelos paternos en Los Toldos. Tengo recuerdos repartidos y el hecho es que la casa de mi abuela, en Los Toldos, me encontré con la primera biblioteca y desde allí empecé”.

Relación con el libro

“Cuento en el libro que empiezo a leer cuando no tenía mucha gente a la cual compartir la lectura. La vida invisible no es una cualidad mía, ni que me ocurra solamente a mí. Es el hecho de tu relación con el libro. Leo Robinson Crusoe y no lo cuento, y siento una relación muy particular. No lo comunico, y queda para mí. Es la relación personal con un libro. Compartís una parte que te da el libro, pero queda una parte que te amplía, la vida secreta que te dieron los libros”.

Escritores

“Es un libro sobre libros. En particular hago referencia a los grandes escritores argentinos quienes tuve la fortuna de conocer, a través de Abelardo Castillo. Leopoldo Marechal, que lo conocí a los 21 años. También conocí Sábato, a Ray Bradbury, a Cortázar y los conocí personalmente. Hay muchos autores que conocí, y que conozco. Gente de las distintas camadas de literatura. Autores jóvenes que conozco ahora como Pablo Ramos, Juan Forn, Gonzalo Garcés, Samanta Schweblin, entre otros. Fui alumna de Borges en la facultad y lo traté muchísimo personalmente”.

Literatura argentina

“Hay autores nuevos. Se escribe mucho. Hay editoriales pequeñas que enfrentan a las grandes empresas. Les ha ido bien, con esta crisis hay problemas, pero se han ocupado de sacar a la gente nueva. Hay cosas muy buenas y otras no tanto. Federico Bianchini acaba de sacar un libro, Beccar Varela acaba de sacar `El ahogado´ que fue premiado en Clarín. Escribe mucha gente y se publica mucho, para mí demasiado. Son todos tiempos y ya pasará el colador y dejará aquello que sea más valioso”.

Su futuro

“La Vida invisible es el libro número 11. Tengo por delante una novela, que estoy trabajando en los diarios de Abelardo Castillo, lo tengo que entregar a la editorial en septiembre. Estoy retomando ese camino. Tengo dos historias y tengo que ver para donde arranco”, finalizó.

Larga trayectoria

Sylvia Iparraguirre es escritora. Entre sus libros de cuentos pueden mencionarse En el invierno de las ciudades (Primer Premio Municipal de Literatura), Probables lluvias por la noche y El país del viento. Ha publicado las novelas El parque, La tierra del fuego, El muchacho de los senos de goma y La orfandad. En el año 1999 recibió los premios Sor Juana Inés de la Cruz, en México, y el Premio de la Crítica de la Feria del Libro de Buenos Aires. Sus libros fueron traducidos al alemán, holandés y al italiano, entre otros idiomas.

“Descubrí que quería ser

escritora al lado de Abelardo”

Abelardo Castillo fue un escritor argentino de primerísimo nivel y fue el compañero de Sylvia durante 47 años. En la entrevista, Iparraguirre lo recordó de la siguiente manera.

“Lo conocí a los 21 años. Me voy a vivir con él a los 22. Compartimos 47 años. Él tenía 35 y yo tenía 21. Era un hombre formado ideológicamente y literariamente. Había ganado un premio internacional importantísimo. Al principio el camino fue desigual por su experiencia, pero era extraordinariamente generoso y pueden dar fue todos sus alumnos durante 35 años que hizo talleres literarios. Le gustaba encontrar el talento en el otro, fomentarlo y estimularlo. Descubrí que quería ser escritora al lado de él. Yo escribía desde Junín pero desde una manera secreta. Él me dijo, tenés escribir, arriesgarte y publicar estos cuentos. Gané un premio con el primer libro y a partir de ahí empezó mi carrera. Luego nos bifurcamos porque cada uno tenía sus intereses literarios pero siempre nos hemos leídos y criticados sin piedad y estimulado, ha sido un camino compartido”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas