Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Junín

Sube la exportación de carne pero cae el consumo interno

“Hoy la carne de cerdo y la de pollo, sumadas, alcanzan el mismo nivel que la carne vacuna. Antes estos números eran diferentes”, indicó a este medio el empresario local Gonzalo Insaurralde.

Publicado

el

El sector de la carne vacuna nacional atraviesa dos realidades totalmente diferentes: proyecciones de exportaciones récord para este año y el próximo, mientras que el consumo interno se encuentra por debajo de los niveles del 2001.

Los datos publicados por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados –CICCRA-, sostienen que entre enero y septiembre el consumo interno cayó un 10,5% en relación al mismo período de 2018: alcanzó los 50,8 kilos anuales por habitante, y se acerca a los 50 kilos que fue el mínimo histórico.

En Junín, Gonzalo Insaurralde indicó a este medio que “el consumo total de los kilos de carne se mantiene, lo que hubo fue una migración del consumo de la carne bovina a la de cerdo y de aves por una cuestión de precios”.

En esa línea, el empresario local manifestó que “hoy la carne de cerdo y la de pollo, sumadas, alcanzan el mismo nivel que la carne vacuna. Antes estos números eran diferentes, a mi modo de ver el consumo interno, desde el año pasado, sufrió cambios drásticos de control higiénico, sanitario, impositivo y de todo tipo. El cambio se dio fundamentalmente sobre la carne bovina”.

Insaurralde agregó que “en la cadena de la carne bovina, para faenar un animal, vos tenés que pagar hoy un montón de impuestos. Toda esa carga impositiva que se agregó en el último año y medio va al costo de la carne. Eso también la hizo aumentar”.

El entrevistado planteó que “nosotros tenemos algunas carnicerías en Junín y el año pasado veníamos perdiendo plata, este año hemos podido estabilizar. La ganancia no llega a ser el sueldo de un empleado, hay que mantener las estructuras, aunque hay gente que cerró. Creo que todos los sectores están muy complicados”.

En tanto reconoció que “el cambio de gobierno, entiendo, apunta a incentivar el consumo. Nuestro sector esto lo ve claramente en el mostrador, antes la gente compraba de otra manera y ahora está mucho más ajustada. La exportación también hace que se aumente el precio en el mercado interno. La competencia está, tendremos que adaptarnos y compensar con la ganancia de la exportación algunos cortes en el mercado interno”.

Durante los tres primeros meses de este año se alcanzó el nivel de consumo de carne vacuna más bajo de la historia, cuando llegó a los 49,6 kilos por habitante por año. En plena crisis del 2001, el consumo estaba entre 62 y 64 kilos por habitante por año.

En cuanto a las exportaciones, la industria frigorífica, según los especialistas, compensa la caída de las ventas en el mercado doméstico con un aumento de las mismas.

Noroeste
SUPLEMENTO EDICIÓN DIGITAL

MÁS NOTICIAS

Más Leidas