Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Sigue la controversia por la tasa de Red Vial y el mantenimiento de los caminos rurales

“Las entidades centenarias y otras agrupaciones, no prestando la atención necesaria se le ha pasado por alto, por 20 años, el acto de que el dinero aportado por sus asociados no fuese aplicado a los fines para los cuales se recaudaban”, dijeron desde APAJ.

Publicado

el

Siguiendo con el tema del mal estado de los caminos rurales, integrantes de APAJ (Agrupación de Productores Agropecuarios de Junín), manifestaron que “estamos de acuerdo con la idea de que, en cualquier ámbito de las relaciones personales, debe atenderse al fondo y a las formas, pero cada vez más, los productores agropecuarios nos inclinamos más a prestar atención al fondo y a desconfiar del envoltorio. No es una cuestión de forma, es una cuestión de fondo bregar por el cumplimiento de la ley. Este tema lo comenzamos a comentar hace más de 18 meses en reuniones en el predio de Sociedad Rural de Junín entre la Municipalidad, la comisión directiva de la Sociedad Rural y los productores. Pero, cuando enfocamos el debate hacia la cuestión de fondo, que era el destino de los fondos, aducían cuestiones de forma”.

“Yendo a la cuestión de fondo, el porcentaje del Impuesto Inmobiliario Rural que se destina por Ley 13.010 al mantenimiento de los caminos rurales, que es un impuesto que guarda la forma de un impuesto afectado, por lo que no se puede utilizar para otra cosa, pero que en la forma se lo usa como de libre disponibilidad. También el cobro de una tasa a los productores a cambio de mantener sus caminos, cuyo costo se debería calcular de los gastos en que se incurriría para llevar adelante el mantenimiento de los mismos, pero en las formas la tasa actúa como un impuesto ya que no hay contraprestación, y la cuestión de fondo dice que los municipios no pueden poner impuestos. Y para colmo, el escuchar que un funcionario público hable de la no solidaridad de los productores agropecuarios, mientras en el ejercicio 2017 de la municipalidad, con el alquiler de las retropalas, con las que se alteó el Salado para salvar a la ciudad, se la imputó a los fondos de la Red Vial Rural, puso en marcha el proceso que comenzó APAJ”, recalcaron.

Luego, dijeron desde la entidad que “las entidades centenarias y otras agrupaciones, no prestando la atención necesaria se le ha pasado por alto, por 20 años, el acto de que el dinero aportado por sus asociados no fuese aplicado a los fines para los cuales se recaudaban. Las mismas fueron despertadas por un grupo de asociados que, para lograr ser escuchados, debieron cambiar las formas para atacar la cuestión de fondo. Así, formaron otra entidad para plantear el incumplimiento del marco legal de afectación de fondos, y recién hoy, quienes hasta hace una semana defendían la gestión vial del municipio, ahora hablan de problemas históricos. Si, evidentemente problemas históricos no tratados. Hoy, cuando las gestiones de unos pocos los despierta, se sale a decir que es una cuestión de forma. No, definitivamente es una cuestión de fondos, la cuestión de forma es el de no haber tratado el problema de fondo en tiempo y forma”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas