semana santa comida receta potaje vigilia espinacas
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Ocio

Semana Santa: Potaje de vigilia. Garbanzos con espinacas y bacalao

Publicado

el

La Semana Santa ocupa un lugar muy importante en la vida de los católicos. La Pascua es una fiesta tradicional y la comida es el medio para celebrarla. Las recetas saladas al igual que los postres de estas fechas son las más exclusivas del año. No es novedad que aparezcan menús con verduras y pescados, al igual que diferentes maneras de preparar los dulces. Todo va en gusto y un tanto, en costumbres familiares.

Hoy viernes, «Ocio» te propone el primer plato de los próximos días y de muchos que vendrán: Garbanzos con espinacas y bacalao. Por lo tanto, no tendrás que pensar en qué hacer de comer, algo que para las amas de casa suele convertirse en un «dolor de cabeza». Este potaje de vigilia, ¡es delicioso!.

Ingredientes

300 g. de garbanzos secos (sin remojar)
300 g. de bacalao desalado
250 g. de espinacas frescas
2 cebollas medianas
4 dientes de ajo
1 huevo
1 rebanada de pan
1 cucharada de postre de pimentón de la Vera (agridulce o dulce)
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen extra
Sal (al gusto)

Preparación

Son varios pasos:
– Garbanzos
Para cocinar los garbanzos podemos optar por la manera tradicional: una hora y media a fuego lento en una olla o por la más práctica: usando la olla express. En la olla rápida: 1 litro de agua, 2 dientes de ajo, hoja de laurel y garbanzos ya remojados. Cerrar, poner a fuego alto y, cuando comience a salir vapor, bajar el fuego y cocinar 15 minutos.

– Sofrito y huevos cocidos
Picar fino uno de los dientes de ajo y pelar el otro. Pelar las cebollas y picarlas pequeñas en juliana.
En una sartén amplia, verter aceite de oliva virgen extra y freír el ajo a fuego medio. En cuanto empiece a dorarse, retirar el diente de ajo entero.

Añadir cebolla y seguir sofriendo. Salar a gusto. Dejar atemperar un poco el aceite. Agregar una cucharada de postre de pimentón y remover bien para que se integre perfectamente con el sofrito.
Poner agua a hervir. Cocer el huevo. Pasado el tiempo de cocción de los garbanzos, dejar que se libere todo el vapor de la olla antes de abrir. Pasar el caldo colado a otra cazuela junto a los garbanzos (que no vaya el ajo ni el laurel).

– Cocción del potaje de vigilia
Poner la cazuela a fuego medio. Cuando empiece a tomar temperatura, verter el sofrito y remover bien. Colocar en varias tandas las espinacas. Agregar sal y dejar cocinar un par de minutos.
Desmigar el bacalao en trozos. Añadir a la cazuela y moverla para que se vayan mezclando todos los ingredientes. Bajar el fuego. En 5 minutos estará listo el potaje, pero mientras tanto preparar el toque final.

En una sartén, con un poquito de aceite de oliva, freír la rebanada de pan hasta que esté dorada. En un mortero, colocar el pan frito desmenuzado y el diente de ajo. Machacar y hacer un majado. Pasados los 5 minutos desde que se puso el bacalao.  Añadir el majado anterior. Con este truco, se le dará consistencia al caldo y un sabor muy rico. Cortar en pequeños trozos el huevo. Añadirlo a la cazuela. Servir bien caliente.

Suplemento OCIO

Más Leidas