Seguir adelante o tirar la toalla: pandemia por el COVID 19
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Soy

Seguir adelante o tirar la toalla: pandemia por el COVID 19

Gabriel Scattarello (*)

Publicado

el

Gracias a las medidas sanitarias tomadas en nuestro país, la realidad que nos toca vivir es muy distinta al resto de los países de la región. Los profesionales de la salud que allí se desempeñan, relatan como el virus ataca a la población, generando momentos de angustia y de sensación de vulnerabilidad total. En esos momentos lo único que importa es la vida.

Llevamos dos meses y medio de cuarentena, que en algunos lugares es más estricta que en otros. El cansancio comienza a generar reacciones de disconformidad en todos, pudiendo esto relajar los cuidados. Agotados ya, queremos tirar la toalla.

Tirar la toalla es una expresión que viene del boxeo y se refiere a un gesto que hace el entrenador de un púgil cuando ve que su pupilo está al límite de sus fuerzas y no puede continuar.

El confinamiento ha generado en nuestro país una tasa de muerte muy baja por el momento, pero ha traído luego de un tiempo que parece eterno, un escenario dónde nos replanteamos como sobrellevamos la falta de acercamiento con nuestras familias y amigos, la falta de trabajo e ingresos. El cansancio que genera el encierro y la falta de contacto con el mundo exterior comienzan a impactar, poniendo a prueba nuestro sistema emocional.

Todos tenemos realidades distintas. Pero es importante saber que esa realidad la podemos adaptar a la situación que nos toca vivir en la actualidad para seguir el camino.

Es comprensible la desesperación de aquella persona que es sostén de su familia y que debe salir a trabajar para poder llevar a su casa el alimento. Ellos son los que tienen que extremar el cuidado de contacto para evitar la infección.

La realidad de los adultos mayores es distinta. Ellos si deben permanecer confinados porque son la población más vulnerable. Por el momento, deben tener contacto familiar por un escaso tiempo, viendo a sus hijos y nietos con distancia prudencial, con el cubre boca y nariz, sin besos y abrazos. Deben recibir la colaboración de los adultos jóvenes con respecto a la compra de alimentos y de medicación.

Aquellos que realizan actividad laboral desde su casa, deben ordenarse una lista de tareas o una rutina que incluya el orden de algún sector, ejercicios con guías bajadas desde internet, lecturas de libros o películas y manualidades.

Todos debemos estar el mayor tiempo posible en nuestra casa luego de cumplidas las tareas.

Adaptemos la realidad de cada uno sin dejar de lado las normas de cuidado: mantengamos el distanciamiento social, separándonos por una distancia mínima de un metro y medio. Nuestras manos deben estar limpias utilizando alcohol en gel o lavándolas con agua y abundante jabón. Utilicemos el tapaboca cubriendo nariz y boca. Debemos toser y estornudar en el pliegue del codo. Debemos consultar al médico si no nos sentimos bien.

Las reuniones sociales no están permitidas. Con ver el ejemplo de lo que ocurrió en la ciudad de Necochea alcanza. Tuvieron que volver a fase 1 y están nuevamente en un confinamiento estricto.

Ya falta menos. Debemos cuidarnos entre todos. No tiremos la toalla ahora. Puede ser la gran diferencia entre la salud y la enfermedad.

(*)MP 113.604

Especialista Universitario en Cardiología

Magister de ultrasonido cardíaco.

Suplemento SOY
Todo Chevrolet

Más Leidas