Conocé qué pasó con las sedes de Sarmiento - La Deportiva de Junín
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Deportes

Conocé qué pasó con las sedes de Sarmiento

Desde la fundación del club hasta la actualidad.

Publicado

el

El frente del último edificio que funcionó como sede de Sarmiento.

Un tema de debate que estuvo y está arriba de la mesa entre socios e hinchas de Sarmiento de Junín es acerca de la necesidad de tener un lugar en común, de encuentro, que sirva para fortalecer esa cuestión social tan necesaria en los clubes. De hecho las diferentes sedes del Verde, a lo largo de la historia, supieron albergar una buena cantidad de Sarmientistas que se tomaban un aperitivo, charlaban del club y los partidos de fútbol, y al mismo tiempo conocían pares con los que compartían una misma pasión.

En la línea de tiempo, el espacio más reciente que aglomeraba socios-hinchas fue el “Club de Campo”, el predio donde entrenaba el plantel y jugaban las inferiores, que Sarmiento le alquiló al Club Banco de Junín por un par de años. Allí hombres, mujeres, adultos y niños aprovechaban el salón de gran espacio y las diferentes parrillas e instalaciones, sobre todo para hacer la previa de los partidos que en un momento se volvió una sana costumbre.

A su vez el Quincho Carlos Gargarelli, que se encontraba junto a parrillas en el sector pileta de la institución, supo ver pasar una gran cantidad de hinchas de diferentes generaciones. Sin embargo, este lugar no puede ser comparado con una sede porque las personas para utilizarlo se repartían en diferentes días; y a la hora de un festejo, como lo es un cumpleaños, este era celebrado de manera personal.

Llegó el 2015 y las parrillas y las mesas de mármol fueron sacadas por el pedido de APREVIDE al club para que acondicione un ingreso de planteles con los micros incluidos, teniendo en cuenta que Sarmiento se encontraba en Primera División y la comisión no contaba con otro lugar lindero al estadio “Eva Perón” para llevar a cabo esta obra.


La esquina de Winter y Alberdi donde fundó Sarmiento.

En consecuencia Sarmiento se quedó sin un lugar en común para que los y las verdolagas se unan. Existe el restaurante 1980 que fue una gran obra y necesaria, en la cual se acercan muchos hinchas y la sociedad en general, pero no funciona como sede y sí justamente como un lugar gastronómico dentro del club que está muy bien mantenido y es acogedor.

Ahora remontémonos al inicio. Se puede decir que el primer lugar de reunión propiamente dicha fue la esquina entre las calles Winter y Alberdi, al lado de donde hoy está ubicada la Liga Deportiva del Oeste de fútbol local. Allí Simón Behety y Pinceti, entre otros, se juntaron para darle forma ni más ni menos que al nacimiento del club, precisamente un 1 de abril de 1911.

Posteriormente a dicho día, Sarmiento como los restantes clubes de Junín realizaban sus correspondientes asambleas y trámites en la secretaría que poseía Jorge Newbery, que fue pionero en eso de tener un espacio. En tanto años más tarde los directivos llevaban a cabo las asambleas directamente en sus domicilios particulares.

Sobre esta situación, el historiador juninense de Sarmiento, Italo Marone, con memoria y suma claridad a la hora de emplear sus palabras, expresó: “Algunas de las reuniones se realizaban en la casa del directivo Benedeto que jugó mucho tiempo en Sarmiento y se ve que el tipo tenía una condición social quizás mejor que otros y una casa presentable, con un living grande. No eran asambleas de quinientos socios por eso se hacían en casa de familias. En ocasiones los dirigentes acudían a alguna casa y los familiares ni siquiera estaban enterados de las asambleas y se veían sorprendidos”.


El frente donde funcionaba el Cine Guaraní y hoy exististe una pinturería.

Además el autor de los dos tomos el libro “Sarmiento 50 años de profesionalismo” junto a Roberto Dimarco, enunció: “Luego las reuniones se empezaron a hacer en el cine Guaraní –hoy en el lugar hay una pinturería- porque todavía no existía una sede”.

Seguidamente Italo Marone detalló: “La primera Sede social de Sarmiento fue en el edificio de la Alianza Francesa, aproximadamente desde el año 1940 en adelante. El lugar está ubicado en calle Rivadavia y contiene un salón nombrado Víctor Hugo. Además funcionaban secretarias y oficinas. Luego la Sede de Sarmiento se trasladó a la calle Hipólito de Irigoyen, entre Bernardo de Hirigoyen y Pellegrini, y el espacio era alquilado por la comisión directiva.


La parte externa actual de la antigua sede en calle Rivadavia donde funcionaba la Alianza Francesa.

“Vale destacar que la primera Sede propia que fue comprada estaba ubicada en lo que fue la Sociedad Rural, en calle Álvarez Rodríguez, y cuando la vendió se fue para el estadio”, cuenta Marone sobre la primera adquisición de este índole.

El historiador agregó: “La siguiente sede estuvo ubicada en avenida Arias. Allí había timba, Mario Pratti estaba de gerente y Crocco y yo de secretarios. Cabe destacar que actualmente se encuentra funcionando desde hace años un reconocido lugar gastronómico”.


El espacio donde funcionó la sede de avenida Arias, en el cual ahora hay un restaurante.

Ya en la década del 80 la sede social tomó forma en el edificio de calle Lebenshon de Gregorio De Miguel. Al respecto Marone contó: “Antes de convertirse en sede de Sarmiento funcionaba el Centro Español y tenía sala de baile, cancha de paleta, comedor, estaba muy bien equipado y es un espacio amplio. Estaba preparado para recibir a los españoles en Junín.

El lugar perteneció al “Viejo” Milani, ‘Chelo’ Fernández y Sabella –presidente de Sarmiento-. Luego Sabella decidió vendérsela a un familiar directo. El dinero fue repartido entre los tres. Sin embargo Milani decidió entregar al club todo el dinero que le correspondía, estaba como tesorero Raúl Ferreira. Es algo que muy pocos saben, ya no abundan gestos así. Esa sede después funcionó como comedor, restaurante y banco”.

Desde aquellos años hasta hoy Sarmiento no volvió a tener una sede social. Los recuerdos de aquel ascenso histórico y los años en Primera posteriores pasaron a ser nuevamente realidad, porque el club logró ascender dos veces más a la máxima categoría y en la última alcanzando el título de campeón, al igual que en 1980.


La fachada contemporánea de lo que fue la sede de la calle Dr. M. Lebenshon.

Sin embargo el recuerdo de la sede quedó en eso, un recuerdo, porque la sede social nunca volvió. Hace poco tiempo una ventanita de ilusión se abrió cuando en declaraciones periodísticas el presidente Fernando Chiofalo indicó que estaban haciendo gestiones para poder recuperar un lugar de encuentro, aunque aclaró que era una ardua tarea para que se concretase.


La Secretaría de Sarmiento en el club.

La Secretaría funciona desde hace décadas en la casa ubicada en la esquina de las calles Gandini y Necochea. Allí las personas se hacen socios de Sarmiento, se ponen al día con la cuota societaria y resuelven diferentes cuestiones administrativas, pero falta ese lugar que genere una mística particular.

Si tomamos en cuenta el crecimiento institucional de Sarmiento y la profesionalización de sus diferentes áreas, no podemos dejar pasar el crecimiento que tuvo el club del alambrado para afuera, ya que fue sumando hinchas, socios, simpatizantes, filiales, peñas, tanto en Junín como en la región y diferentes latitudes del país.

Está claro que la construcción o adquisición de una sede no sería una obra en vano, más aún después de tantos años de acefalía. Y soñar a los hinchas de Sarmiento no les cuesta nada, menos aún con esta comisión directiva que hizo realidad muchas cosas que tiempo atrás parecían completamente lejanas.

Por: Mario Nicolás Uhalt.

Más Leidas