Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Se derrumba la creencia de que ingerir ácidos grasos Omega-3 es beneficioso para prevenir eventos cardiovasculares

Escribe: Dr. Miguel H. Bustamante Labarta (*)

Publicado

el

Los omega-3 son ácidos grasos, que no pueden ser producidos por el organismo humano, y se encuentran en mayor concentración en alimentos tales como ciertos pescados y algas, y en algunas semillas oleaginosas como la chía, el lino, la canola y la soja.

Macro Agro

Desde los años 80, estudios observacionales reportan que ingerir regularmente pescado disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca. Esa información se vio apoyada por la baja tasa de muerte de origen cardiovascular observada en poblaciones que ingerían en cantidad alimentos con ácidos grasos omega-3. Desde entonces, se llevaron adelante una serie de estudios que intentaron demostrar el efecto protector de los mismos sobre las enfermedades cardiovasculares, particularmente la enfermedad coronaria.

La información científica surgida hasta la actualidad ha sido algo contradictoria, sin embargo, siempre se mantuvo viva la inquietud acerca de la utilidad de ingerir tales ácidos grasos. En tal sentido, hoy en día se recomiendan distintas dietas con alimentos ricos en omega-3, e inclusive muchos productos alimenticios elaborados publicitan el agregado de omega-3 al mismo. Al respecto, es interesante observar que las sociedades científicas más importantes del mundo no tienen acuerdo sobre el tema. En sus últimas guías y recomendaciones, la Sociedad Europea Cardiología en conjunto con la Sociedad Europea de Aterosclerosis abren un interrogante acerca de la real utilidad de los omega-3 (2016) , mientras que la Sociedad Americana del Corazón sugiere ¨cierto beneficio¨, pudiendo indicarse en pacientes con enfermedad cardiovascular severa (2017).

Más información
Ante la necesidad de tener información más certera sobre el tema, un grupo de notables investigadores pertenecientes a renombradas instituciones dedicadas a la investigación clínica realizaron un estudio estadístico minucioso revisando en conjunto la información surgida de los más importantes trabajos científicos publicados hasta el presente sobre la utilidad de los omega-3 en pacientes con alto riesgo cardiovascular (enfermedad coronaria previa, diabéticos, niveles elevados de colesterol, etc.). Este tipo de estudio se denomina metanálisis y fue publicado en la prestigiosa revista de la Asociación Médica Americana (JAMA) de marzo de 2018.

Luego de analizar la información surgida de los 10 mayores estudios poblacionales publicados, donde se incorporaron un total de 77917 pacientes, surge como resultado que ingerir omega-3 no reduce la mortalidad por enfermedad coronaria, la tasa de infartos de miocardio no fatales u otros eventos coronarios, ni de eventos vasculares mayores.

Con esta información, casi definitiva, no existe actualmente soporte científico sólido que avale la indicación de omega-3 para reducir la aparición de eventos cardiovasculares mayores. Solo quedan algunos estudios en curso en los que se intenta probar si el verdadero beneficio de ingerir tales ácidos grasos podría demostrarse utilizando dosis significativamente mayores a las indicadas hasta la actualidad.

(*) Investigador Principal del Estudio Multicéntrico Internacional
ORIGIN que evaluó la utilidad clínica de los Omega-3.

Haciendo Obras 1

Más Leidas