Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Sarmiento perjudicado, presionado y con pérdida

Tras cancelar el viaje en avión a Tucumán, por la decisión de los futbolistas profesionales de no jugar, el club de nuestra perdió 212 mil pesos. En tanto, la Comisión Normalizadora amenaza sancionar con pérdida de puntos a aquellos equipos que no se presenten a disputar la primera fecha del torneo.

Publicado

el

Tanto especularon con el inicio del campeonato y la pelota se la fueron pasando de lado a lado (gobierno nacional, Marchi, Comisión Normalizadora, dirigentes y jugadores) que al igual que otros clubes, Sarmiento se vio obligado a no viajar a Tucumán por la decisión final de los futbolistas que consistió en no disputar la primera fecha. Sin embargo, el inconveniente de no jugar el partido ante Atlético no fue el único ni el mayor, ya que la comisión directiva había reservado los pasajes de vuelo para llegar al “Jardín de La República” e increíblemente los tuvo que devolver a último momento. Situación que le produjo al “Verde” una pérdida de nada más ni nada menos que 212 mil pesos que por el panorama que despliega el fútbol argentino, seguramente no habrá nadie que se haga cargo (claro está que deberían).

El mareo y hecatombe que sufre la Asociación del Fútbol Argentino junto con organismos que influyen de manera directa, metiendo presión y haciendo infinidades de especulaciones políticas, tal como fue que los 350 millones fueron depositaron recién cuando la soga ya apretaba demasiado el cuello, los máximos dirigentes de Sarmiento la vienen advirtiendo a gritos. Viajando al pasado cercano, podremos recordar frases como “vamos a ser el primer equipo que va a descender porque le debe plata la AFA” o “si no aparece el dinero que deben, tengo que cerrar las puertas del club”, empleadas por Horacio Martignoni y Fernando Chiofalo respectivamente. Ambos avecinaban todo lo que justamente estaba por llegar, que en ese entonces ya tocaba la puerta con ansias.

Y como si fuera poco, Javier Medín (abogado de Mauricio Macri) y Armando Pérez, tienen en la cabeza tomar “medidas” y “sanciones” para aquellas instituciones que no presenten un equipo, ya sea de profesionales o de juveniles. Sí, está leyendo bien, no está delirando o soñando. En consecuencia, sumado a la pérdida económica, más el ninguneo político y mediático, se le suma la presión de que si no se ponen la camiseta, Sarmiento podría perder los puntos. Y sin dudas la entidad de Arias y Necochea no está para perder nada en ningún rubro, ya que en lo que respecta lo deportivo, se está jugando la permanencia en Primera División, teniendo por delante dieciséis verdaderas finales que definirán absolutamente todo.

Por otro lado, hay actores de reparto y opiniones por doquier, ya que ayer el árbitro Diego Abal declaró que se iba a presentar igual en el estadio de Rosario Central (finalmente el cotejo fue postergado) y los presidentes de Defensores de Belgrano y Deportivo Español anunciaron que iban a jugar con la Cuarta.

No hay una posición definida y como si todo lo anterior fuera poco, hay un desligo de responsabilidades por parte de las cabezas de nuestro país que a priori, tendrían que ser los primeros en tomar las riendas del asunto y al menos generar alternativas de soluciones. Sin embargo, a esta altura eso parece una utopía y todo se desborda sin parar.  

Retomando al panorama de Sarmiento, ante este horizonte negro, muy negro, si los planetas se alinean y el fútbol regresaría el próximo fin de semana, la institución juninense tendría otro gasto más por el gran viaje que tiene que emplear y que hoy no está en condiciones de pagar. ¿Quién se hace cargo de esto y tiene las correspondientes consecuencias?, es la gran pregunta. La respuesta inmediata, a esta altura, es nadie.

Lo cierto es que el equipo actualmente tiene dieciséis puntos, pero podría tener menos si finalmente AFA confirma que se juega y emplea las sanciones a los equipos que no se presenten. A la vez, también los números del presupuesto, bajarían notablemente por las irregularidades y los viajes que tendría que hacer.

Dentro de todo este tsunami de irresponsabilidades, falta de credibilidad, manejos turbios y demás, ahí está Sarmiento, aguantando. En lo que tendría que ser uno de los años más gloriosos, porque se encuentra en la máxima categoría después de esfuerzos inimaginables, finalmente es maniatado, presionado, perjudicado y encima le dejan pérdidas.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas