Seguinos en
Binaria Seguros

Deportes

Santiago Rosa, el pibe de la constancia

El delantero de Sarmiento dialogó con LA DEPORTIVA sobre su primer gol en el profesionalismo frente a Platense y la importante victoria que consiguió con el equipo. Además, recordó el efuerzo que realizó para cumplir uno de sus sueños.

Publicado

el

FOTO: EDUARDO RUÍZ.

Por: Mario Nicolás Uhalt

FOTOS: Gustavo Zapata

Sarmiento el pasado lunes venció a Platense 3 a 1 en el estadio Eva Perón por la sexta fecha de la B Nacional. Uno de los autores de los goles fue el juvenil Santiago Rosa. Corría el minuto 43 del segundo tiempo, en la fresca pero agradable noche en Junín, cuando Orsini realizó una gran jugada y luego asistió al pibe, que acomodando con un toque sutil el balón y una posterior una media vuelta letal dentro del área, le permitió al Verde cerrar el resultado y no sufrir hasta el final.

Los brazos abiertos y el estruendoso grito de gol del público, estuvieron acompañados por la sonrisa y lágrimas que le dieron rienda suelta a la emoción. Claro, cualquiera que disfrute un poco de este deporte llamado fútbol, sabrá que todos, los que son profesionales y los que ni nos asomamos a ese nivel, soñamos muchas veces con convertir un gol, de local, ante los hinchas y vistiendo la camiseta del club que se ganó un rincón en nuestro corazón. Sin embargo, la gran diferencia con este tanto, es que además de todos los condimentos anteriormente mencionados, Rosa tuvo el agregado de un gran esfuerzo desde pequeño.

Santiago se encuentra vistiendo la camiseta verde y blanca desde la décima división. Sí, la primera categoría luego de las escuelitas de fútbol. Desde ese momento, pasó por todas las divisiones. Jugó en el fútbol local, de AFA y la División Reserva para luego saltar al profesionalismo. Fue dirigido por muchos técnicos, “padeció” a otros tantos preparadores físicos y tuvo una gran cantidad de compañeros. En síntesis, su niñez y la adolescencia la fue gestando mientras se formaba para cumplir su gran sueño, el mismo que tienen los miles de chicos que integran los diferentes planteles y lo visualizan cuando ponen sus cabezas en la almohada.

Y si bien, el debut oficial en Primera División en el tramo final del campeonato del año 2017, donde él y otros tantos jóvenes dieron la cara en el descenso, sumado a que posteriormente llegó el primer contrato y significó un alivio de que su camino en esta carrera iba en buena dirección, la continuidad tuvo un parate significativo. Es que en el certamen pasado de la B Nacional, donde El Verde llegó a disputar la final por el segundo ascenso a la Superliga, Rosa no tuvo ni siquiera un minuto de juego. Le tocó acompañar y tirar para adelante desde afuera.

Callado y sin chistar, sabiendo que en el fútbol la capacidad es fundamental pero la actitud, podía darle ese plus que le faltaba, continuó mostrando sus destrezas con la zurda en la Reserva y Delfino, “viejo zorro”, junto a su cuerpo técnico, lo siguió bien de cerca y sabía que pronto lo utilizaría debido a las condiciones que posee. Y así fue, en el actual torneo Santi en 5 de los 6 partidos fue el primer cambio del equipo y no desaprovechó esa gran oportunidad de ser tenido en cuenta.

Por eso y mucho más, tras el abrazo con Nicolás Castro, las felicitaciones de los demás compañeros, la desazón de los futbolistas de Platense y el grito enardecido de la hinchada, donde también se encontraba toda su familia, aparecieron esas lágrimas que, fueron de emoción, pero sin dudas, porque “a la gloria no se llega por un camino de rosas”, parafraseando a Osvaldo Zubeldía…también fueron de constancia.


Abrazo de gol. Rosa festeja abrazando a Nicolás Castro. FOTO: Gustavo Zapata.

LA PALABRA DE ROSA
El juvenil surgido de las divisiones inferiores se acercó amablemente a los estudios de LA DEPORTIVA RADIO y en diálogo con este medio, respecto a su primer gol en el profesionalismo expresó: “Estoy muy contento, ya venía ingresando del banco, no la podía meter, llegó el primer gol y estoy muy feliz. Más que nada por todos los años que estoy en el club, que llegue ese momento es una felicidad enorme para mí y para mi familia, ojalá siga en este camino”.
Y agregó: “De chiquito me imaginaba muchas cosas como jugar en un club importante y demás, pero cuando uno madura se enfoca en lo más cercano. Primero era jugar en Reserva, hacer buenos partidos y de ahí saltar a Primera, hacer una buena pretemporada y así paso a paso me ayudó. Cuando estuve en Primera me entrené a full, a no relajarme y eso hizo que hoy en día esté jugando”.

LA JUGADA
En el partido Nicolás Orsini realizó una jugada excelente para asistir a Rosa y que éste estampe el resultado definitivo. “Fue una jugada bárbara de Nico que se sacó dos de encima, yo me desmarqué en el área, me dio el pase que fue muy preciso. El central que me marcaba a mí pensó que le iba a rebotar la pared y ahí fue cuando giré para el otro lado, pateé y por suerte entró. No dudé de pegarle con la derecha, fue lo que me quedó y le pegué”, dijo el jugador.

POR LA CABEZA
Al consultarle qué se le pasó por la cabeza manifestó que “fue una mezcla muy linda porque me acordaba de mi familia, de mis amigos que estaban
en la cancha, mi abuelo que es fanático de mí y de Sarmiento y los años que llevo en el club, esa fue la emoción”.

PACIENCIA
La paciencia es fundamental para lograr lo que uno se propone como meta en la vida, por lo que Rosa resaltó: “También la cabeza juega mucho, por más condiciones que tengas si no la acompañás no llegás a ningún lado. El año pasado no tuve minutos y le metí en Reserva con todo, nunca me caí de la cabeza y por eso creo que ahora está dando sus frutos. Es difícil, yo por suerte tengo a mi familia y amigos que siempre me apoyan. He visto compañeros que no estaban bien de la cabeza y se tuvieron que ir del club”.

IVÁN DELFINO
En cuanto al DT Iván Delfino mencionó: “Por lo general me pide que vaya a jugar arriba con Nicolás Orsini, que vaya a buscar la segunda jugada que él siempre algo va a ganar, también que le de juego al equipo, ayude en el retroceso, que la entrega no se negocia. Las veces que me tocó entrar creo que lo hice bien y espero seguir así”.
“Tenemos un plantel con varios jugadores de mucha jerarquía que por ahí sufren lesiones y hay que estar atentos porque uno nunca sabe cuándo le puede tocar, siempre apoyando desde donde toque”, comentó el delantero.


FOTO: Gustavo Zapata.

EL PLANTEL
Con respecto al plantel destacó que “me siento muy bien en el equipo, muy contento, son todos buenos chicos a pesar de que hay diferencias de edades, nos tratamos todos por igual, con respeto. Los grandes te dan consejos y yo que soy chico los trato de agarrar porque son jugadores con mucha experiencia”.

PUESTOS
También se refirió a los puestos en los que jugó: “Jugué en varias posiciones, en Quinta lo hice de 9, en Cuarta no tuve minutos, después jugué de volante por izquierda, por derecha, de 5, no tengo problema de jugar en cualquier puesto”.

B NACIONAL
Por último, Al ser preguntado sobre cómo ve el fútbol de la B Nacional opinó: “Es muy duro, los centrales pegan mucho, por ahí el árbitro deja seguir, pero hay que acostumbrarse porque el torneo va a ser largo y hay que estar preparados. Este año mejoré mucho en ese aspecto, pero todavía me falta, estoy livianito y lo estoy trabajando en el gimnasio, creo que el correr de los partidos me va a dar esa intensidad que se requiere”.

Más Leidas