Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Junín

San Francisco de Asís: un sinfín de sueños apretados en vecinos que transpiran fe

Publicado

el

Escribe: Soledad Vignolo

Cada 4 de octubre se celebra la fiesta de San Francisco de Asís, uno de los santos más conocidos y queridos de la Iglesia Católica, y cuyo nombre fue tomado en su honor por el Papa Francisco, y es curiosa su historia, la de un hombre del 1200 que dejó los bienes terrenales para ser profeta solidario y vivir en la misma pobreza de aquellos a los que cuidaba y ayudaba. Terminó creando una orden, fue canonizado, murió y su tumba se perdió por 600 años, tuvo estigmas y visiones, padeció y gozó de un espíritu único.
En Junín, este santo da nombre a un barrio populoso y joven, trabajador y pujante, que no es casual que lo tenga como guía. La capilla lo alumbra y lo bendice, convirtiendo la devoción al santo en ejemplo de trabajo y solidaridad. Los complejos de AMCIPA y UOCRA, permitieron aumentar la población de las más de treinta manzanas que lo compone, y que surcan la vida cotidiana de la población con sus quehaceres, los niños con sus idas y vueltas colegiales, los juegos y las tardes de mates compartidos.
El barrio de Asís es un sinfín de sueños apretados en vecinos que transpiran fe y así van logrando mejoras, cloacas, asfalto, dignidad. Los Manacorda, Ojeda, Artano y muchos vecinos más caminan orondos por calle Negreti sabiendo que la protección es divina, que la vida quita, pero otorga y que no todo lo que deseamos se cumple en nuestro tiempo, pero si sembramos la semilla del progreso, no existe el punto final.
En la canchita de Futbol 5 un pibe de doce sueña con ser Messi, y en la sociedad de fomento, la nena que danza se siente un cisne multicolor.
Por Pastor Bauman y Hernández, en una bici alada, San Francisco, el pobre, despliega una oración. Sabe que el barrio es cumbre en la vida ciudadana, que la noche prodiga miedos y peligros, que la vida de hoy no es sencilla, sin embargo, sonríe mirando sus cicatrices, alguna de las cuales son callos ganados con esfuerzo. El mismo de los ciudadanos que promueven crecimiento, que por Chile van a trabajar silbando intenciones, que se nutren de una inconmensurable creencia que los sublima y los convierte en discípulos de un ambición barrial y social que no cesa.
Y que cada domingo propone desde la capilla, la unión y la paz.

Noroeste

MÁS NOTICIAS

Más Leidas