Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Locales

Salvucci-Mancini: los radicales que se convirtieron en familia

Celina y Mario se conocieron gracias al radicalismo y tuvieron tres hijos que dividieron sus pasiones.

Publicado

el

Por Redacción Grupo La Verdad

Eran momentos difíciles cuando Celina Mancini y Mario Salvucci se conocieron. Ambos jóvenes radicales se conocieron en 1986 sin embargo sus ideales parten de mucho antes. Celina nació el 24 de marzo de 1961, aunque fue recién a los 17 años, cuando se fue a estudiar Arquitectura a La Plata y al “vivir realmente cuál era el ambiente social”, que comenzó a interiorizarse y a experimentar en política.
Por su parte, Mario, nacido el 9 de septiembre de 1958 y que se define como “futbolista frustrado”, hincha canalero y técnico en divisiones inferiores, ya venía de una familia de larga historia radical.
Sus abuelos, su padre y su tío, compartían ideología, incluso este último “iba a buscar a Alfonsín y lo traía cuando trabajaba con (Julio) Ginzo en el Movimiento de Renovación y Cambio, antes del Golpe Militar”.
Los estudios para Celina culminaron en 1982, cuando se recibió. En ese momento se fue a trabajar a Buenos Aires para finalmente volver a Junín en 1986, y cuando llegó se contactó con la Juventud Radical de Junín, donde participaba Mario, y ahí comenzó una historia de amor que continúa hasta el día de hoy.
Fue recién en 1987, en el Gobierno de Abel Miguel, cuando ambos compartieron el Departamento de la Juventud municipal, que tuvieron su primera experiencia en la política: “El cargo institucional fue para mí pero lo hicimos los dos juntos. Trabajamos 20 horas por día”, aseguró Celina, mientras que Mario recordó: “Ahí nosotros, con la gente de Chacabuco, inventamos La Jornada de Juventud, después se llevaron la idea de provincia. Llegamos a juntar 1.500 pibes de la secundaria que participaban en cada curso”.
Mientras trabajaban en este rol, a Mario le tocó ser presidente de la Juventud Radical, en 1988, con la particularidad que “fue la única vez que se hizo una elección interna, nosotros competíamos contra un grupo en el que estaban Itoiz y Meoni”. Además, fue elegido en varias oportunidades como Convencionalista Provincial.
Otra cosa en común que tienen ambos, es que los dos ocuparon el puesto de concejal, aunque lo hicieron en diferentes épocas. Mario tuvo banca entre los años 1991 y 1995, mientras que Celina fue edil “en una época terrible”, entre 1999 y 2003, además de ser la Presidente de la Comisión de Planeamiento de Obras Públicas.
“Me acuerdo que (Gastón Ángel) Rionda se sentaba al lado mío e iba con un traje impecable y cuando se iba tenía tomatazos en la espalda. Sacábamos proyectos para el frigorífico y la misma gente nos gritaba barbaridades de atrás, ni siquiera nos escuchaban”, contó ella mientras recordaba la labor legislativa de nuestra ciudad en plena crisis del 2001.

El “heredero”
La pareja, que se casó en 1988, tuvo tres hijos, María Francina (1989), Leandro (1993) y Manuel (1995), los cuales se dividieron las pasiones de sus progenitores, ya que Francina es diseñadora industrial, Manuel es futbolista y estudia kinesiología, mientras que Leandro se involucró en la política y estudia licenciatura en administración y tecnicatura en gestión pública.
Ambos padres, al ser consultados por su hijo del medio, coincidieron en remarcar el orgullo que les genera, además del compromiso con el que cumple los cargos que le toca ocupar. En cuanto a Leandro, él también recordó orgullosamente la labor, no sólo política sino que también social, de sus padres.
“Es un muy lindo recuerdo que influyó mucho en que tomara el camino que tomé. Yo era muy chico y venía la gente a casa, para eso época mis papás ya ni eran concejales, y seguían viniendo a pedir ayuda. Una vez llegué a mi casa buscando los botines para ir a jugar, cuando le pregunté a mi papá me dijo que los había regalado a un chico que no tenía, esas cosas te marcan”, contó.
Él empezó a militar en 2014, aunque anteriormente participó de distintas ONGs, pero se dio cuenta que estas “resuelven problemas concretas y no dan soluciones de fondo. Sólo la política puede transformar la realidad. Me enteré por redes sociales que había chicos que estaban empezando a formar la Juventud Radical de nuevo y me acerqué. De ese momento no paré más”.
En la actualidad, Leandro preside la Juventud Radical de Junín y pertenece al Ejecutivo ya que trabaja en la oficina de Relaciones Institucionales: “Es un lugar que me gusta mucho porque me permite estar en contacto permanente con las instituciones, colaborar mucho desde lo social y siempre estar apoyando a las entidades de bien público que tan necesarias son”.
A su vez, el joven Salvucci integra la lista de Cambiemos como precandidato a concejal suplente: “Sé que no voy a entrar pero es un reconocimiento y una forma de seguir comprometiéndose y formándose para que en el momento en que nos toque estar, ejercerlo de la mejor manera”.
Por último, Leandro aseguró que le gustaría llegar a tener una banca en el Honorable Concejo Deliberante, al igual que sus padres, pero que no tiene las mismas aspiraciones con respecto al Poder Ejecutivo: “Intendente no sé si me gustaría tanto, pero si acompañar”.

Noroeste

MÁS NOTICIAS

Más Leidas