Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Salvaje ataque de cuatro mujeres a otra en la plaza

La brutalidad del ataque ratifica una constante que, en los últimos tiempos, tiene a féminas por protagonistas.

Publicado

el

Las peleas en la calle se han transformado en una situación corriente. Más aún los fines de semana y sobre todo durante las madrugadas. Pero la que contó Juan Antonio Castro a La Verdad, aún lo sigue sorprendiendo.

Macro descuento al cheque

“En un momento nos bajamos del auto porque pensamos que la mataban”, relataba quien fue testigo junto a un grupo de amigos, del ataque salvaje de cuatro mujeres a otra, en plaza 25 de Mayo.

Eran cerca de las 6 de la mañana del sábado 21 de abril pasado cuando un grupo de jóvenes que habían asistido a una confitería ubicada sobre calle Ramón Hernández, regresaban en auto.

Al llegar a la altura de la Plaza 25 de Mayo, mientras circulaban por Bartolomé Mitre, “vemos una pelea. Nos acercamos con el auto para ver qué pasaba, estacionamos y ahí fue cuando vimos que había una chica que estaba siendo golpeada por cuatro mujeres al mismo tiempo” y lo hacían utilizando “una cadena bastante grande. Le partieron un zapato en la espalda”.

Mientras se producía la agresión, aguardaban a poca distancia “un grupo de varones que las acompañaban y las esperaban en motos”.
Cuando Juan Antonio recuerda la situación, hace referencia a la “brutalidad” y al “nivel de violencia” con que agredían a la joven que atinaba a cubrirse de los golpes como podía.

“Fijate el nivel que tendría” el ataque “que ni mi amigo ni yo nos animamos a intervenir”, si bien también añade en diálogo con La Verdad que “en un momento nos bajamos porque pensamos que la mataban. Le pegaban con la cadena en la cabeza y parecía que tenían la intención de matarla”.
Parte de los hechos quedaron registrados en un video tomado con la cámara de un teléfono celular aunque •”mi amigo tuvo que parar porque una de las chicas que la estaba golpeando le quiso sacar el celular”.

Cuando parecía que la agresión llegaba a su fin y las violentas comenzaban a retirarse, “una de ellas le saca –a la víctima- la llave de su moto y cuando ella empezó a pedirla, se volvieron y la volvieron a golpear”.

Esos minutos sin dudas parecieron una eternidad. “Circulaba muchísima gente – recuerda Juan Antonio-, pero los únicos que habíamos frenado fuimos nosotros. El resto pasaba ignorando la situación” y si bien “habíamos visto policías cerca , no en el momento de la pelea”.

Recién cuando pudieron acercarse, no podían creer lo que estaban viendo. “Tenía un ojos destrozado y con sangre, marcas en la espalda que parecía la Pasión de Cristo. Cadenazos. Le habían partido un zapato en la espalda. Ella estaba llorando, conmocionada”.

La joven, no tendría más de 23 o 24 años y si bien intentó irse sola en su moto, pero estaba tan descompensada que casi choca y se cayó”.
Juan Antonio tiene 19 años y está habituado a salir con sus amigos y presenciar peleas, “son habituales, es cosa de todos los fines de semana. Siempre son adentro del boliche y las protagonizan hombres y cuando son entre mujeres suelen ser una contra otra y por lo general es por algún chico. Pero de esta magnitud no habíamos visto nunca. Cuatro contra una y a cadenazos, no”.

Más allá del relato de Juan Antonio, La Verdad pudo constatar que esa mañana había ingresado un llamado al 107 pidiendo la presencia de una ambulancia de Intermed pero minutos después fue cancelada. Y en cuanto a la existencia de alguna denuncia, no pudo ser confirmada.

Existe sí un video registrado con un teléfono celular que confirma la descripción de Juan Antonio donde resalta el nivel de violencia, la falta de compromiso, la impunidad de las agresoras y preguntarse qué pasó con las cámaras de seguridad ubicadas a menos de 50 metros que no cumplieron con la función para la que fueron instaladas.

Gobierno Local Jazz Blues

Más Leidas