Seguinos en

Hogar

Sala de estar pequeña, práctica y placentera

Este espacio, que es sumamente importante, debe mantener un gran cuidado en los detalles.

Publicado

el

No importa que la sala de estar de la que disponen sea pequeña. Lo que vale es su funcionalidad y hospitalidad. Es el lugar donde se reúne la familia, comparte, dialoga, descansa: es uno de los espacios a los que uno desea llegar e instalarse lo más rápido que pueda después de un largo y cargado día de responsabilidades; es el lugar del fin de semana, el que no tiene ni tiempo ni época, sólo momentos de placer y ocio.

Este espacio, que es sumamente importante, debe mantener un gran cuidado en los detalles. No importa si esta parte de la casa es grande o minúscula, siempre hará falta una buena organización y disposición. Un ambiente chico puede dar apertura a una sala asombrosa, por lo tanto, no detengas tu proyecto por creer que no es suficiente.

Un sofá tiene que tener. Tal vez, sean más propicios los sillones modulares y sin apoyabrazos porque si uno quiere los junta o los mantiene separados. Rodearse de espejos queda fabuloso porque parecerá más amplio y luminoso. También, y a modo de ahorrar espacio, la televisión puede ir colgada sobre una de las paredes.

Tener unos puffs banquitos para descansar las piernas o apoyar libros, revistas, elementos de trabajo o lo que se te ocurra (que cumpla el rol de mesa). Butacas que sean cómodas para relajarte, también valen para darle rienda suelta a la lectura o a lo que más te guste hacer; son tiempos de tejer, coser, bordar. Una mesa que sea plegable (la sacás y la ponés cuando querés), alguna alfombra, las paredes pintarlas en colores claros para que tenga aspecto de una mayor dimensión: blanco, beige, gris o azul claro quedan maravillosos.

Otro instrumento que actúe de mesa puede ser un baúl o una maleta, cuyo interior puede usarse para guardar objetos. Debajo de la ventana, se puede hacer un banco para sentarse con unos almohadones para que no quede tan duro. Y en su parte inferior, una especie de biblioteca o armario para almacenar cosas o decorarla con canastos de mimbres que funcionen como muebles.

Las plantas no pueden faltar por más chica que sea la sala de estar; muy por el contrario, el verde y las flores le dan vida, un aspecto alegre, jovial, de plenitud. Colocá mejor una maceta grande en lugar de varias de menor tamaño.

Para no usar estanterías que resten espacio, fijar sobre las paredes algunos estantes. En fin, algunas ideas de las tantas que a partir de lo que te propone «Hogar» vas a poder lograr, para este contexto único e irrepetible, que por distintas razones lo hacen tan especial.

Suplemento HOGAR

Más Leidas