Rocío Quiroz: la historia de vida de la gran sorpresa de la última gala del Cantando 2020
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Tendencias

Rocío Quiroz: la historia de vida de la gran sorpresa de la última gala del Cantando 2020

Invitada por Claribel Medina, se lució al entonar a capela “Garganta con arena». Referente de la cumbia, muchos desconocen el pasado que debió enfrentar. Aquí, su testimonio en primera persona.

Publicado

el

Oriunda de San Miguel, de padres vendedores ambulantes y hermanos numerosos, Rocío Quiroz es hoy la estrella de la familia.

Llegó a la televisión gracias al programa Pasión de Sábado; y a la popularidad, con canciones de cumbia como “¿Quién la juna?” y “Amor de la Salada”. Sin embargo, Rocío tuvo que enfrentar situaciones límites a lo largo de su vida, como descubre en esta entrevista con Teleshow.

—¿Cuándo fue que empezaste en la música?
—En Pasión canta, en 2012, gané un concurso donde había 700 participantes, y yo era la número 11. Habíamos ido temprano con mis viejos y nada, muchos nervios: era la primera vez que iba a un casting, entré y canté dos temas a capela. “No me van a llamar”, le decía a mi mamá. “No me van a llamar”. Pasó más o menos un mes, me llaman y me dicen que había quedado adentro del casting, y que me tienen que presentar.

—¿Cómo fue?
—Estaba acostada ya porque me llamaron a la noche. Y cuando me dijeron salto de la alegría, les digo a mi mamá y a mi papá que quedé, que me llamaron, que me tenía que presentar. Mi viejo va afuera y les avisa a mis primos, a mis tíos, al vecino, en todos lados. Y nada, ahí empezó todo.

—¿Qué fuiste a buscar a ese casting?
—Yo quería que la gente me conozca. Canto desde los 6 años, de muy chica, pero nunca tuve la oportunidad de salir en un canal de tele como Pasión de sábado, que lo ve todo el mundo. Y yo le decía a mi papá: «Algún día voy a estar en ese canal, algún día voy a estar ahí». No me gustaba ir a presentarme a los casting porque no me gustaba que haya jurados que me digan las cosas.

—¿Qué hacen tus papás?
—Son vendedores ambulantes: mi viejo vende huevos, sale de botellero, o en el verano vende sandía, melón. Mis hermanos tienen una verdulería, mi hermana también tiene verdulería, debajo de mi casa.

—¿Cómo te cambió la vida al tener toda esta exposición?
—No, mirá, lo tomo bien, bastante tranquila, porque cuando uno sabe lo que quiere como que no hay nada de otra cosa que quieras hacer. O sea, el jueves viajo al Chaco y sé que me voy casi seis días y no estoy en mi casa, pero bueno, me gusta ir, presentarme en distintos shows, cambiar el orden de los temas, me gusta que la gente me escuche, que cante mis temas y que cada vez tenga más seguidores. Eso está bueno porque nunca me olvido que estoy donde estoy gracias a la gente, porque ellos fueron los que llamaron, los que mandaron mensajes, y eso hay que recordarlo siempre.

Fuente: Infobae.

Lee también: El último adiós a Lilian Keller, la madre de Adrián Suar

Más Leidas