Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Repercusiones del desbaratamiento de la banda de los Gipsy Kings

Los “patriarcas” y lideres de la banda son dos, Pablo y Oscar, de 61 y 62 años respectivamente.

Publicado

el

Cuando el lunes por la mañana comenzaron a concretarse numerosos allanamientos en distintos puntos de la ciudad, ni los investigadores hubieran imaginado que terminarían secuestrando, entre dinero y activos, una cifra cercana a los 120 millones de pesos.

Para llegar al 15 de mayo, debieron transitarse 320 días de pesquisas, escuchas telefónicas, tareas de inteligencia que, bajo la dirección del Juez Federal de Junín, Dr. Héctor Pedro Plou, llevaron adelante efectivos de la DDI Junín con asiento en calle Quintana 45 y cuyo titular es el Comisario Mayor Miguel Reisenauer.

Un grupo compuesto por diez detectives fueron los abocados a seguir minuto a minuto las escuchas telefónicas para luego transcribirlas y que se fueran sumando a la causa número 36983/17.

Diez meses después y con un cúmulo de pruebas, el 1 de mayo pasado se reunieron el Juez y los investigadores, para delinear lo que sería la concreción de 30 allanamientos. Si bien la mayoría -24- tendrían lugar en Junín, debían librarse exhortos a la provincia de Neuquén, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Luján y presuntamente Mercedes.

El día “D” fue fijado para el lunes 15.

Era necesario organizar un mega operativo. Así se llegó al lunes próximo pasado, cuando al predio del Complejo Municipal General San Martín comenzaban a llegar desde la madrugada, agentes de las DDI de Mercedes, San Nicolás, Azul, Trenque Lauquen, Pergamino, Zárate y por supuesto Junín.
También se sumaron de nuestra localidad cinco móviles con agentes de Policía Local, Grupo de Apoyo Departamental, Infantería y unidades de la región dependientes de Jefatura Departamental.

Fueron un total de 250 efectivos que actuaron coordinados por el Comisario Reisenauer.

Antes de iniciarse los procedimientos, los uniformados sabrían que se iba a intentar desbaratar una asociación ilícita que estafaba por lo general en Ciudad Autónoma y lavaba activos en Junín.

LA BANDA DE LOS GIPSY KING
La traducción de Gipsy King es la de “rey gitano”, aunque en esta causa habría que hablar en plural ya que los “patriarcas” y lideres de la banda son dos, Pablo y Oscar, de 61 y 62 años respectivamente.

Ellos no habrían sido solo los “ideólogos” y encargados de recibir y blanquear el dinero o alhajas obtenidas a partir de los ilícitos. Son también esposo, padre, suegro o tío de los otros ocho ciudadanos que en la actualidad se encuentran detenidos.

Es que la “banda” se encuentra integrada por una misma familia de gitanos y una criolla y a la que se fueron sumando las parejas de los más jóvenes.

MODALIDAD

Trascendió de fuentes cercanas a la investigación que siete de los hoy detenidos, todos domiciliados en nuestra ciudad, eran los que estafaban sobre todo en Ciudad Autónoma con la modalidad conocida como “cuento del tío”, secuestros virtuales o haciéndose pasar por empleados bancarios que reemplazaban billetes moneda nacional, dólares estadounidenses o euros.

Se armaban grupos delictivos y por lo general eran las mujeres quienes realizaban las llamadas telefónicas como “simuladoras” para estafar a las víctimas y otros miembros se ocupaban de la faz más operativa y pasaban a retirar dinero o bienes producto de los ilícitos.
Una vez de regreso en Junín, los “patriarcas” serían los encarados de blanquear los activos

LOS ALLANAMIENTOS
Si bien en un primer momento se hablaba de allanamientos en domicilios particulares, con el correr de las horas se conocían mayores detalles. Trascendió que se sumaron cuatro inmobiliarias, concesionarias de automóviles, cajas de seguridad de entidades bancarias cuyos titulares eran algunos de los integrantes de la banda y escribanías.

Cabe destacar que se presume, en las inmobiliarias y concesionarias concretaban la adquisición de rodados e inmuebles, algunos de los cuales eran escriturados también en nuestra ciudad.

El resultado fue altamente positivo ya que entre vehículos, dinero, joyas, electrodomésticos, costosos autos para niños, equipos de música y televisores -se contaban por docenas-, suman una suma superior a los 120 millones de pesos.

Trascendió además que en la actualidad se analiza una importante cantidad de documentación que permitiría avanzar aún más en las pesquisas.

En cuanto al dinero, en pesos moneda nacional, chilenos, dólares y euros, sólo en ocho cajas de seguridad encontraron 2.700.000 U$S.

En cuanto a los integrantes de la banda, fuentes cercanas a la investigación sostienen que no serían solamente los diez detenidos.

Y si bien en conferencia de prensa negaron que hubiera prófugos, algunas versiones indican que habría un individuo que no pudo ser encontrado y la caja de seguridad que poseía en un banco habría sido vaciada días previos.

En la actualidad, los seis hombres y cuatro mujeres que se encuentran a disposición de la justicia ya cuentan con asesores letrados particulares y permanecen alojados en dependencias policiales de la jurisdicción.

Un reconocido abogado penalista juninense se habría negado a ejercer la representación legal de algunos de los hoy imputados.

LOS SECUESTROS
En cuanto a los secuestros que en la actualidad también son objeto de investigación y análisis, fueron 17 camiones, 36 camionetas, 51 automóviles -algunos de alta gama-, 10 motos de alta cilindrada, dos cuatriciclos, U$S 2.700.000, 65.000 euros, 10 relojes Rolex, lingotes de oro con respaldo de la banca Suiza, 40 mexicanos de oro y kilogramos de oro y alhajas.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas