Reforma Judicial
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Opinión

Reforma Judicial

Escribe: Patricio Gustavo Rosas

Publicado

el

El proyecto de reforma Judicial enviado al Congreso por el PE demuestra que a este gobierno tiene tan poca vocación por los consensos, como enorme interés en imprimir vértigo a los cambios que garanticen la impunidad de la auténtica dueña del poder.

Puede ser cierto que resulte conveniente la creación de nuevos juzgados federales, pero, al menos, se ha consultado con las autoridades del Mapa Judicial la razonabilidad de crear 94 nuevos juzgados federales en el interior del país y la localización de los mismos? Absolutamente no!

Dicho sea de paso, de donde van a salir los recursos para solventar los enormes gastos que va a significar esta explosiva plétora de nuestra estructura judicial?
Volviendo a lo central, no menos resonante es la inoportunidad del proyecto cuando nos debatimos en medio de una pandemia que no se puede controlar y que así como conmueve el sistema de salud, bloquea actividades económicas de vital importancia para el desenvolvimiento de la nación, la defensa de las fuentes de trabajo, la permanencia de las pymes, comprometiendo el futuro del país por largos años.

Pero no hay duda que el verdadero motivo del apuro y la elección del pomposo título de reforma judicial encubre la intención de modificar -¡una vez más!- el número de miembros de la Corte Nacional, y a través del incremento de sus componentes y la eventual creación de salas con capacidad resolutiva autónoma, garantizarse que habrá una de carácter penal que va a echar por tierra las gravísimas acusaciones que pesan sobre la Sra. Cristina Fernández, tan sólo actual vicepresidenta de la nación y presidente del Senado.

Y para facilitar esta tarea de aparente «complejidad técnica» (según palabras de Alberto Fernández) se creó una comisión de «notables» poblada de abogados amigos del poder, entre los que se destaca, nada más ni nada menos, que el de Carlos Beraldi, defensor de Cristina Fernández. Qué lástima que Máximo no se recibió de abogado, sino seguro que también integraba la comisión. Una verdadera vergüenza!

De cualquier modo, como dijo Néstor Pedro Sagués, «El debate, por cierto significativo y grave, requiere serenidad, madurez y en particular, un elevado consenso en la solución que se arbitre. No es propio de períodos alterados por la convulsión social, una crisis económica profunda y una pandemia que trastorna las variables de funcionalidad del Estado y de la sociedad. En ese contexto, una fórmula impuesta a machetazos sería el peor de los remedios para enfrentar los serios defectos que perjudican a la judicatura argentina.»

Aunque suene a paradoja, aquí encontramos inoportunidad con oportunismo. Otra vez más, «la biblia junto al calefón.»
**********************************************************************************
También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Todo Chevrolet

Más Leidas