Seguinos en
LT20 Radio Junín

Locales

Reaparecieron los estafadores con el “cuento del tío”

Ayer y en pocas horas, se registraron tres hechos en distintos puntos de la ciudad. A una de las víctimas no la pudieron engañar.

Publicado

el

Las coincidencias entre la actitud de los delincuentes y la modalidad estarían indicando que se podría estar ante una misma banda.

Presumiblemente se trataría al menos de una pareja. Mientras quien se presentaba en los domicilios era un hombre bien vestido – con un traje oscuro- vía telefónica se comunicaba una mujer que se hacía pasar por familiar de las víctimas.

Las estafas se cometieron en Oviedo al 150, Sarmiento al 50 y en inmediaciones de Benito de Miguel y Padre Respuela.

Quien estuvo alerta y no se dejó engañar fue una de las mujeres elegidas por los delincuentes.

A ella, la sorprendió un hombre que se presentó en su domicilio de calle Oviedo, dijo ser el gerente de una entidad bancaria oficial que opera en nuestra ciudad. Intentó convencerla diciéndole que su nieta se encontraba en el banco realizando una transacción por lo que tenía que entregarle dinero.

Sin dejarse convencer y mientras lo atendía a través de la mirilla de la puerta de acceso a la propiedad y además separada de la calle por una reja, la llama por teléfono una mujer que haciéndose pasar por su nieta intenta aturdirla dándole una serie de números.

Pero no hubo caso. De ese domicilio, el estafador se fue con las manos vacías.

Presumiblemente el desconocido se movilizaba en un automóvil cuyos datos habrían sido aportados a los investigadores.

Donde sí lograron su cometido los delincuentes, fue en otros dos domicilios.

En proximidades de las avenidas Benito de Miguel y Padre Respuela, la víctima fue una mujer de 90 años.

La modalidad de los delincuentes fue prácticamente idéntica. Un individuo – morocho, delgado, de estatura media- se presentó en la vivienda.

Llevaba puesto un pantalón gris, saco oscuro y decía ser gerente de un banco. Al igual que en el hecho mencionado en primer término, la víctima también recibía un llamado telefónico y quien estaba del otro lado de la línea decía ser su nieta y reafirmaba lo que al mismo tiempo planteaba el “visitante”. Querían que les entregara dinero y piezas de oro aduciendo que por disposición del gobierno, cambarían los valores.
Los estafadores de apropiaron de unos dos mil pesos y un anillo de oro, situación que se repitió en calle Sarmiento al 50.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas