Raquel Perdomo y una vida dedicada a la enfermería -
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Soy

Raquel Perdomo y una vida dedicada a la enfermería

Actualmente, es la titular del Servicio de Enfermería del Hospital Interzonal General de Agudos de Junín. También, es docente de la UNNOBA en la Licenciatura en Enfermería.

Publicado

el

Cuando terminó el colegio secundario, siempre estuvo convencida de la importancia de la formación académica. Se decidió por cursar administración de empresas, pero no finalizó porque sintió que no era lo de ella; paralelamente, trabajaba como empleada de comercio. A Raquel Perdomo la esperaba otro futuro. Se recibió de Licenciada en Enfermería en la UNR.

Durante veinte años, se desempeñó como jefe de Neonatología. Actualmente, es la titular del Servicio de Enfermería del Hospital Interzonal General de Agudos de Junín. También, es docente de la UNNOBA en la Licenciatura en Enfermería. Cosechó un extenso currículum y una amplia trayectoria en este rol tan fundamental para la humanidad: es enfermera de alma y vocación; una persona que piensa en el bienestar del prójimo.

Ella misma cuenta que leer sobre Florence Nightingale fue «maravilloso». Pensé que si ella -en esos tiempos- meditaba de esa manera, cuánto más se puede hacer en la actualidad y con esta realidad. La observación indica cómo está el paciente, la reflexión indica qué hay que hacer; la destreza práctica, cómo hay que hacerlo. La formación y la experiencia son necesarias para saber cómo observar y qué observar; cómo pensar y qué pensar. Llevar siempre sus expresiones en mi mente, me motivó a estudiar esta carrera».

Además, dos situaciones dolorosas me dieron la posibilidad de observar el trabajo de los enfermeros: el fallecimiento de mi madre, luego de estar internada una semana en UTI y la enfermedad de mi hijo a sus 3 años, que estuvo grave -durante 15 días- a raíz de una meningitis. Entonces, comencé a investigar algo de la historia de esta profesión; lo que me hizo reflexionar sobre su importancia para toda persona, que necesitara resolver alguna situación de salud.

«Con cada bebé, niño, adulto o adulto mayor que recibe el alta, se va un poquito de nosotros. También, se evalúa en equipo si hicimos todo, si fallamos en algo; ya que, la reflexión nos lleva cada día a ser mejores profesionales, reeducarnos, buscar estrategias asertivas de cuidado. En cuanto a la relación con la muerte, se trata de acompañar al paciente a llegar a una muerte digna acompañado con su familia, fortalecer los cuidados paliativos; como profesionales de la salud, uno debe mantener la objetividad para poder enfrentar este final».

«Esta realidad como seres mortales que somos y que es inevitable, también conlleva a trabajar en equipo, realizar reuniones de reflexión, capacitarnos y continuar con la planificación de los cuidados de enfermería», confiesa la licenciada.

Desgaste humano

Raquel Perdomo tiene a cargo en el Hospital Interzonal a 160 trabajadores de la salud. El personal de enfermería viene cumpliendo, desde hace más de un año, un rol preponderante en la lucha contra la pandemia y en la atención de los afectados por coronavirus. Pero el clima de tensión y las condiciones en las que realizan sus tareas, vienen socavando profundamente a quienes cumplen esa función; hay un evidente desgaste humano, propio de la situación.

“Si bien estamos ante un sistema de salud totalmente agotado y devastado, los enfermeros -por estar en la primera línea de esta batalla- han visto vulnerado sus derechos. Se nos han suspendido vacaciones en los casi dos años de pandemia, sumado a los bajos salarios. Si bien la vacunación es súper importante y hay que valorarlo, no termina de resolver el problema en salud”, expresó.

“Aun estando vacunados, habiendo tenido Covid y expuestos a un contacto estrecho, hay que aislarse nuevamente. El desgaste estaba de antes de la pandemia por el motivo del pluriempleo que afecta en forma directa a los integrantes del plantel sanitario motivado por los sueldos escasos. Asimismo, nuestros dirigentes nunca pensaron que nosotros tenemos la responsabilidad de la vida del paciente o ayudando en el buen morir, a lo que se suma la contención que debe proporcionársele a las familias de los enfermos», indicó la profesional.

Debilidades

La jefe de enfermería del Hospital Interzonal señaló que hay que hacer un análisis de la actual situación. “Siguen siendo más las debilidades que tenemos, que las fortalezas y oportunidades. Se habla de respiradores y camas, pero nunca se especifican los recursos de enfermería. No somos tratados como esenciales ya que un bono de 6.500 pesos (como pago) es la nada misma y encima es sólo por tres meses.

Las paritarias no se acercan a lo que debería ser, así un enfermero desarrolla su trabajo tranquilo. Un 80 por ciento de los enfermeros trabajan en el hospital y en algún otro establecimiento de salud privado y a ellos les ocurre exactamente lo mismo”.

«Antes no se decía, pero ahora el malestar es tan grande que las personas lo expresan. El 2020 fue la preparación para una experiencia nueva, pero esta segunda ola que estamos atravesando y que se veía venir, debería habernos encontrado mejor preparados. Hay muchas enfermeras con licencia por psiquiatría, producto del desgaste que se ha venido viviendo más la desvalorización que se siente”, subrayó.

«Cuello de botella»

Desde que comenzó la primera ola intensa de SARS CoV 2, el sector viene reclamando falta de camas y recurso humano. «No es que sacás un personal de enfermería de un día para el otro, porque el sistema es muy burocrático. A lo mejor, tardás un mes en mandar los papeles para que te den el alta para que entren más trabajadores. Estamos en un cuello de botella, en una calle sin salida más el aumento de las patologías psicológicas», confesó angustiada Raquel Perdomo.

En la misma línea, puntualizó que «debería haberse previsto. Hace un año y medio que estamos con la pandemia y no se hicieron las cosas como corresponde. Observando cómo se venía venir la situación, que iba a seguir muriendo gente, no hubo ninguna política de salud para buscar una solución. Con respecto al pluriempleo, con incrementar el sueldo a los enfermeros tampoco se resuelve nada. No es una medida de salvataje, porque ese compañero no puede dejar de ir al privado. Hoy está ocupado al ciento por ciento todo el sistema de salud».

Desafío

Raquel Perdomo asegura que «nada será como antes de la aparición del Covid. Sostiene que, este nuevo virus nos puso ante un gran desafío, pero nos permitirá poner en valor el trabajo de todos, del otro y con el otro. A la sociedad, pedirles que la única ayuda que necesita el sector sanitario es que se cuide, que cumpla con los protocolos; de esa manera, podremos ayudarlos, atenderlos y cuidarlos mucho mejor».

«Deseo felicitar a todos mis colegas por el Día Internacional de la Enfermería. No quiero dejar de mencionar el esfuerzo que hicimos y hacemos para adquirir nuevas herramientas cognitivas, habilidades y destreza para enfrentar al Covid-19. ENFERMERIA: profesión digna, noble; donde hoy tenemos la posibilidad de tener varias propuestas educativas para especializarnos en docencia, investigación y otras.

Por último, invitó a todos los profesionales de enfermería a hacer propia esta frase de Florence Nightingale (enfermera, escritora y estadista): “Cuando yo no sea ni el recuerdo, sólo un nombre; espero que mi voz pueda perpetuar el gran trabajo de mi vida”», finalizó.

Suplemento SOY

Más Leidas