PyMEs constructoras ilusionadas con el cambio de gobierno - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

PyMEs constructoras ilusionadas con el cambio de gobierno

Publicado

el

La asunción de Alberto Fernández como presidente y de Axel Kicillof como gobernador, y los anuncios que ya realizaron en sus primeras horas como mandatarios, generan expectativa e ilusión en la mayoría de los sectores.

Uno de estos, y de los más golpeados durante el mandato del macrismo, es el de la construcción PyME. La ausencia de planes de viviendas y de créditos para la construcción de hogares, y la casi desaparición del Procear, pusieron a las empresas en un parate interminable.

Sobre esto dialogó Guillermo Anso, de la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA), con Grupo La Verdad y admitió que durante la campaña se reunieron con el Gobernador de la Provincia: “Tuvimos un encuentro con Kicillof cuando era candidato y hablamos sobre qué iba a haber un fuerte apoyo y puesta en marcha de la vivienda social y de muchas obras de arquitectura, que son las que hacen las PyMEs”.

En esta misma línea, Anso manifestó que “si bien son necesarias las rutas, los puentes y todo eso”, la problemática es “que todas las empresas se habían quedado sin trabajo en obras públicas como viviendas, jardines, colegios y todo a lo que se dedica la pequeña constructora, que tiene pocos empleados, o empresas que se generaron en los últimos diez años”.

Sobre este sector, el especialista aseguró que se desarrollaron mucho en el interior provincial “porque la mayoría de las obras eran ahí”, y agregó: “Estas prácticamente no tuvieron trabajos salvo tercerizaciones de alguna empresa grande porque el pavimento y las obras importantes tienen mucho trabajo de maquinaria y pocos operarios”.

Economías regionales
Otro punto de conflicto, y de discusión, con la anterior gestión fue que, cuando se hacía una obra, en algunos casos los materiales no se compraban en la misma ciudad y la región: “Tratamos de trabajar, a través de la federación, que haya mucha demanda de mano de obra por estas obras y que ahí trabajen los corralones y los proveedores de la región y de la localidad. Además de la obra, la mayoría de los recursos que se necesitan tienen que comprarse en esa ciudad y sino en la zona cercana”.

“El impacto económico de la obra, que es cercano a los 60 u 80 millones, tiene que quedar en la región o en la localidad. Estos últimos años eso se perdió. Nosotros discutíamos los presupuestos de infraestructura en la Cámara de Diputados y veíamos que se perdía esa cuesta en obras públicas”, añadió.

Para Anso, “toda la cadena de valor de los materiales de construcción se fue degradando porque el Procrear año tras año se fue vaciando y prácticamente nadie pudo volver a acceder a un crédito”, y esta problemática tuvo mayor impacto “en el interior y sobre todo en los corralones”.

Más Leidas