Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Prisión preventiva para Cristian González Burgueño

Su situación se agravó cuando volvió a acosar y amenazar de muerte a la misma mujer que vive un calvario desde hace más de dos años.

Publicado

el

El tristemente conocido Cristián González Burgueño volvió a ser noticia en las últimas horas cuando el Juzgado de Garantías 2 a cargo de la Dra. Marisa Muñoz Saggesse hizo lugar al planteo de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio 6 y dispuso su prisión preventiva
El sujeto que durante más de dos años amenazó y acosó a una mujer y que había sido condenado en juicio abreviado a cumplir una pena de 8 meses de prisión, al recuperar la libertad volvió a amedrentar a su víctima.

Universidad Siglo 21

Radicada la denuncia fue nuevamente aprehendido y tras 30 días de instrucción, la Dra. Fernanda Sánchez presentó el pedido de prisión preventiva.
La resolución de la Dra. Marisa Muñoz Saggesse trascendió horas atrás y fuentes cercanas a la investigación confirmaron que fue trasladado a una unidad carcelaria en la que permanecerá mientras avanza la investigación penal preparatoria.

Cabe recordar que, en febrero pasado, González Burgueño había recuperado la libertad, generando la reacción de la sociedad que en cada oportunidad que lo veían transitando las calles, lo fotografiaban y difundían en las redes sociales.

Junto al material publicado recordaban los antecedentes del individuo que ya en el año 1997 había abusado y asesinado a su sobrina de apenas 12 años, sumando las distintas causas judiciales en las que se vio involucrado con el correr de los años.

Cerca del 23 de marzo fue internado en un centro de asistencia para pacientes con problemáticas psiquiátricas en el que permaneció por un corto período de tiempo.

Fue en esos días – en el mes de abril- cuando volvió a contactarse con su víctima, Jacqueline Ferraris, en forma telefónica para amenazarla de muerte.

No sólo la volvió a acosar, sino que además incumplió una medida de prohibición de contacto o acercamiento ordenada por la justicia.

Mediante una orden judicial que reconocía la necesidad de proceder a una internación para abordar y tratar su problemática, González Burgueño había sido trasladado a un centro asistencial de régimen abierto ubicado en proximidades a la ciudad de La Plata, en el que permaneció bajo asistencia del Patronato de Liberados.

Desde entonces al menos en dos oportunidades habría regresado a Junín pero su situación se agravó cuando volvió a acosar y amenazar de muerte a la misma mujer que vive un calvario desde hace más de dos años.

Haciendo Obras 1

Más Leidas