Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Noticias

Primer debate presidencial: decepcionante

Publicado

el

Por: Adolfo de Gracia
para Grupo La Verdad

El domingo pasado estaba programado un debate entre todos los candidatos presidenciales. El pueblo esperó esperanzado que, por fin, alguno de los pretendientes al sillón de Rivadavia, expusiera sus proyectos para sacar al País de la grave crisis en la que se encuentra inmerso.
Lamentablemente, nada de eso sucedió. El presidente Macri y el candidato a serlo, Fernández, se trenzaron en mutuas recriminaciones.
¿Qué quería oír la ciudadanía? Pues nada menos que los disertantes hicieran gala, de una vez por todas, de que asumen la responsabilidad de ver la realidad que se desploma en caída vertical y, correlativamente, exponer con total firmeza, qué planes tiene cada uno de ellos para sacarnos del atolladero, en que vivimos. Pero nuestras ilusiones volvieron a ser defraudadas. El candidato Fernández, apuntando con su “dedito” al Presidente y éste, a su vez, se dedicaron casi a tiempo completo, a acusarse mutuamente y a tratarse de mentirosos. A cada afirmación de Macri, Fernández le retrucaba y el debate, más que un diálogo constructivo entre gente sensata, estuvo al borde de convertirse en una disputa conventillera entre los dos principales intervinientes.
Sería demasiado infantil para cualquier argentino, no reconocer los innumerables errores garrafales en que incurrió el Presidente Macri, pero de ahí, a convertir el Debate en un permanente intercambio de acusaciones, hay mucha distancia, porque lo que esperaba la ciudadanía que estaba pendiente, de una punta a la otra del País, de las exposiciones de los participantes era que cada uno de ellos, expusiera cuáles son sus proyectos futuros para llevar al Gobierno, para terminar definitivamente con los problemas que hoy acosan a los Argentinos.
A fin de rescatar a alguno de los participantes, mucha gente con el que más se estuvo de acuerdo fue con el economista Lavagna, que trató al problema de la pobreza y del hambre.
Quedó bien claro que las propuestas, los proyectos y los planes pasaron a segundo término o no pasaron. Fue evidente que tanto Macri como Fernández estaban más empeñados en continuar con la campaña preelectoral, que dispuestos a presentar acciones futuras más relevantes.
Hoy hay otro debate. Esperemos que luego de las críticas recibidas por la escasa calidad del debate anterior, ahora se termine con las acusaciones y se pase a lo que tanto necesita la Argentina: Gobernantes capacitados y dispuestos a luchar fervorosamente para lograr una Nación en la que sea un lugar privilegiado para vivir sin sobresaltos.
Y si alguno, o todos, de esos candidatos no saben terminar con la inflación, con la pobreza y otras menudencias por el estilo, que se aparte, reconociendo su incapacidad, o no se presente al Debate, que el pueblo le agradecerá su sinceridad.
Hace más de 70 años que el pueblo argentino espera el milagro. En un País como este, tal milagro no es imposible. Basta que un candidato cumpla con la Constitución y deje de lado sus intereses personales y ponga su mirada en cómo proceder para volver a ser el gran País que alguna vez fue.
Argentina puede, pero todos tenemos que poner nuestro granito de arena.
Eso sí, la montaña de arena la tiene que poner la Clase Política. Porque ellos están en deuda con el pueblo por 70 años destrozando todo lo bueno que se hizo hasta 1930.
Supimos estar entre los 8 mejores países del mundo. ¿Volveremos a esa posición envidiable? Querer es poder.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas