Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Preocupación por suspensiones y paralización de varias fábricas en la provincia

La situación de Cereales 3 Arroyos, Metalúrgica Tandil, la empresa de zapatillas Paquetá de Chivilcoy, son casos testigos de la problemática que fecta al sector industrial del interior provincial

Publicado

el

La paralización de varias fábricas de distintos rubros ubicadas en diferentes distritos de la provincia de Buenos Aires genera incertidumbre y preocupación e impacta de lleno en las economías locales, cuando crecen las suspensiones y los despidos.

Asfixiadas por las subas de costos y la caída del consumo, varias empresas decidieron paralizar la producción durante octubre y suspendieron a sus trabajadores.

La situación de Cereales 3 Arroyos preocupa en el distrito homónimo del sur bonaerense a un mes y medio de la paralización de la planta, cuando los 120 empleados denunciaron la falta de insumos para realizar su trabajo, mientras la firma adeuda los salarios.

Cereales 3 Arroyos, una marca que supo instalarse en los últimos años en todo el país, ocupaba en 2016 el tercer puesto en ventas de cereales, según un estudio privado.

En tanto, desde septiembre de este año, la firma, conocida en la región como ex Laso, se encuentra en una situación preocupante, sin actividad laboral por falta de insumos. En las últimas horas, los empresarios se comprometieron a abonar los salarios atrasados a medida que se venda la mercadería acopiada, pero el futuro es incierto.

Otro caso de gran impacto es el de Metalúrgica Tandil, una empresa emblema de la industria metalmecánica de esa ciudad bonaerense, que pertenece a la automotriz Renault Argentina. En la última audiencia realizada esta semana en el marco de la conciliación obligatoria que rige desde el 17 de octubre hasta el 6 de noviembre, los ejecutivos de Renault ratificaron su voluntad de cerrar la fábrica que se encuentra sin producir, aunque se comprometieron a evaluar una alternativa planteada por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y el Municipio, que implica reconvertir la planta con otro perfil productivo. Es que en la planta trabajan unos 100 empleados.

Mientras tanto, en la empresa de zapatillas Paquetá, una de las más importantes de Chivilcoy, la incertidumbre es cada día mayor, debido a que en los últimos días la firma Adidas habría dejado de hacer pedidos a la planta, mientras que ninguno de los actores brindan información acerca del futuro de los 647 trabajadores, según publicó el diario local La Razón de Chivilcoy. Cabe señalar que en agosto pasado, la empresa decidió licenciar a los empleados y paralizar la producción por algunas semanas.

Asimismo, en el cordón industrial de San Nicolás, Ramallo y Campana, donde la desocupación pasó del 6,6% al 9% en los últimos tres meses (Indec), también preocupan las suspensiones. A las de la fábrica de motos Motomel en septiembre (San Nicolás), se sumó este mes la paralización de la fábrica de llantas Protto por 15 días, cuando los trabajadores percibieron el 70% de sus salarios y la de la automotriz Honda de Campana.

En esta última, los 1300 trabajadores también fueron afectados por suspensiones derivadas de la caída de la producción. Ante este escenario, el gremio que agrupa al cuerpo laboral acordó con la empresa mantener el plantel hasta fin de año.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas