Preguntas y respuestas sobre el acuerdo Mercosur-UE - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

Preguntas y respuestas sobre el acuerdo Mercosur-UE

Por: JOSÉ L. AMADO -Periodista Agropecuario-

Publicado

el

El acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) fue presentado como un logro luego de más de veinte años de negociación. Mientras se informa y se analiza la letra chica del acuerdo surgen una serie de interrogantes centrales. Para analizar los sectores que se verán beneficiados y afectados por la firma del acuerdo, que tardará algunos años en ratificarse, estas son algunas de las preguntas que surgen a raíz del histórico acuerdo.

¿Qué es lo que se firmó?: Los comunicados oficiales lo nombran como Acuerdo de Asociación Estratégica UE-Mercosur, a través del cual no se trata de constituir un nuevo bloque, sino una zona de libre comercio, un vínculo de menor intensidad al que une entre sí a los países que forman el Mercosur o la UE. En el acuerdo se eliminan los aranceles para 93% de las exportaciones del Mercosur y se otorga un arancel preferencial para casi todo el 7% restante. Hay que recordar además que la UE subsidia a sus productores agropecuarios y continuará haciéndolo, lo que implica que la competencia no será completamente «limpia», basada en el libre juego de la oferta y la demanda.

¿Es un hecho de magnitud histórica?: Para el Mercosur, sí, porque fortalecería el intercambio con una cuarta parte de la economía global (la UE es responsable de un tercio del comercio global de bienes y servicios), y porque el bloque sudamericano se encontraba muy demorado en su proceso de vinculación comercial con el resto del planeta; no solo había acordado con pocos países, sino que este sería su primer tratado con potencias económicas industrializadas.

¿Es un acuerdo listo para entrar en vigor?: No, porque para entrar en vigencia el acuerdo debe ser ratificado por cada uno de los parlamentos de los 28 países que integran la UE y de los cuatro socios del Mercosur (aunque la parte comercial puede entrar en vigor de manera provisional con la ratificación del Parlamento Europeo, sin esperar a la aprobación de todos sus miembros). No hay antecedentes de que el Congreso argentino rechace un acuerdo comercial, pero nada impide que eso ocurra, o que se demore indefinidamente, quizás forzando la reapertura de las negociaciones.

¿Por qué no se dio a conocer el acuerdo completo?: La negociación concluyó, y las listas de posiciones arancelarias con sus correspondientes cronogramas de desgravación progresiva están siendo comunicadas a las cámaras sectoriales por parte de los gobiernos.

¿Cómo beneficiaría a la Argentina el acuerdo?: Como consecuencia directa del acuerdo, cabe prever un aumento de las exportaciones agroindustriales argentinas, aunque no se difundieron estimaciones oficiales. El mayor interrogante es cuánto impactará la reducción del arancel, porque productos como el pescado (cuyo derecho de importación va de 8 a 15%) o las verduras (cuyo arancel llega a 118%) podrán ingresar con arancel cero inmediatamente o en un plazo de hasta 10 años. Para la cuota vigente de carne el arancel se eliminará apenas entre en vigor el acuerdo. Los nuevos cupos para carne vacuna, la aviar o el maíz tardarán 5 o 6 años en alcanzar su tope máximo.

¿Cuáles serían los impactos negativos para la Argentina?: Incluso quienes apoyan el acuerdo reconocen que algunos sectores productivos podrían perder participación de mercado o incluso «extinguirse» frente a las importaciones europeas que ingresarían con arancel cero no solo a nuestro país, sino también a los otros socios del Mercosur.

¿El acuerdo limita la soberanía?: Un acuerdo comercial es como un contrato que se inicia por la libre voluntad de las partes, y quien lo suscribe se obliga a respetar una serie de compromisos. Si el Congreso argentino decide ratificar el acuerdo, su política económica y regulatoria deberá mantenerse dentro de lo pautado o enfrentar las penalidades que están previstas en el acuerdo. Como cualquier contrato, si en el futuro la Argentina quisiera salir del acuerdo, lo puede hacer en cualquier momento, perdiendo los beneficios que obtuvo por el mismo. Pero, así como hay costos de entrada, por la adaptación del aparato productivo, también puede haber fuertes costos de salida, como lo está descubriendo la sociedad británica en el proceso de separación de la Unión Europea.

Ya finalizando hay que decir que la industria farmacéutica logró algo que se creía imposible. En este acuerdo no se cuestionará la propiedad intelectual, lo cual quiere decir que los laboratorios medicinales nacionales podrán seguir desarrollando medicamentos sin pagar por las investigaciones que llevaron a la invención de esos medicamentos.

Por último, este acuerdo es sin dudas una oportunidad muy grande para nuestro país y un paso adelante para nuestro desarrollo y quizás se hora de mirarnos entre nosotros y comenzar a pensar qué país queremos ser. Hoy lo que tenemos para ofrecer al mundo son productos muy primarios como cereales (soja principalmente), carnes y otros commodities, que lo puede comprar cualquiera al mismo precio. Ellos en cambio nos pueden vender cosas con mayor valor agregado que, por otro lado, ya se las estamos comprando a alguien. La ventaja es que nosotros podemos agregar con el desarrollo cada vez más valor a nuestros productos y ellos no podrán tener más producción de commodities por su escaso territorio. Si quienes nos gobiernan o gobernarán entendiesen esto, quizás dentro de 20 años argentina puede llegar a ser algo totalmente distinto a lo actual. Ya en 1939 el filósofo español José Ortega y Gasset decía “¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos”.

Más Leidas