Por los Esteros del Iberá
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Ocio

Por los Esteros del Iberá

Es una opción ecoturística única que, sobrepasa el entorno natural, expresando la relación hombre-entorno, a través del acompañamiento de guías turísticos locales profesionales y, principalmente, del baqueano; aquel Mariscador que ofrece la posibilidad de incursionar en su forma de vida, de transitar la naturaleza, sobre las bases de creencias y la visión del quehacer cotidiano que aún perdura en ellos.

Publicado

el

Una experiencia muy especial en un pueblo histórico donde las tradiciones se presentan, sobre la base de la herencia nativa, que se ve fielmente reflejada en familias que se reconocen como cuarta generación de descendencia guaraní y que habitan la actual Reserva Provincial Iberá.

Esta propuesta es un abanico de actividades que incluyen el conocimiento de la cultura autóctona y la naturaleza pura, la incursión por los canales del Carambola en canoas dirigidas por caballos, comidas típicas y la lectura del cielo nocturno estrellado, de acuerdo con la cultura guaraníticas.

Es una opción ecoturística única que, sobrepasa el entorno natural, expresando la relación hombre-entorno, a través del acompañamiento de guías turísticos locales profesionales y, principalmente, del baqueano; aquel Mariscador que ofrece la posibilidad de incursionar en su forma de vida, de transitar la naturaleza, sobre las bases de creencias y la visión del quehacer cotidiano que aún perdura en ellos.

Conectada por la Ruta Nacional 12, cercana a la ciudad de Corrientes, la localidad de Concepción se yergue como un punto obligado que propone un viaje hacia las formas de vida más tradicionales de la región. Desde el portal Carambola, e íntimamente ligado a la biodiversidad de los Esteros, el Parque Nacional Iberá se predispone como escenario para una propuesta que invita a una experiencia plurisensorial: La Ruta del Mariscador; oportunidad única en su tipo que recorre el tiempo y el espacio experimentando la forma de vida de los lugareños, que se incursiona junto al baqueano por las luengas sendas del arroyo carambola en canoas dirigidas por sus caballos, probando las comidas típicas en un refugio de juncos, inspirados en las construcciones y costumbres tradicionales.

Los mariscadores: reflejo cultural en contacto con la naturaleza
Los mariscadores reflejan la resistencia a la asimilación de una cultura foránea, lo que conllevó a que se internasen en la extensión de los Esteros. Las condiciones particulares del entorno los obligó a adaptarse y así surge una práctica que se constituiría en una manera de vivir, de habitar la región: nómades que basaban su subsistencia en la caza, construyendo viviendas compuestas de “Piri” (muy similar al junco), alejados de los pueblos; aislamiento que dio lugar a la conservación de la lengua e idiosincrasia guaraní, valores culturales que defienden y pregonan briosamente.

Uno de los rasgos más característicos son las canoas, que confeccionan ellos mismos con la madera del lugar, y que se constituyen como una aliada en su quehacer cotidiano, ya que, por vivir en un entorno donde el agua es el elemento hegemónico, cuentan con ellas para realizar sus tareas. Los visitantes pueden experimentar esta práctica, junto a los baqueanos, dominando la inmensidad de los esteros en las canoas, fiel transporte que surca las cristalinas aguas, donde es posible visualizar los peces que habitan en ellas, enmarcadas por un paisaje natural puro que regocija el espíritu con sus ocres y amarillos; al frente, los caballos, entrañables brújulas vivas que garantizan la llegada a destino.

Una propuesta adaptada para todos los gustos
Hoy, vivir esta experiencia es posible gracias a la Ruta del Mariscador. La propuesta expone las condiciones en las que sus habitantes se desempeñan, desde hace más de 100 años. Se podrán conocer las técnicas empleadas para la construcción de sus canoas, en manos de los baqueanos que representan uno de los principales bastiones de la identidad local: piel trigueña por el sol, descalzos, con el acervo ideológico-cultural heredado de aquellos pueblos nativos que define una completa cosmovisión, en matrimonio con los tiempos actuales…

Son ellos el portal que desplaza el tiempo, un recorte del presente para experimentar el pasado, en un entorno donde la naturaleza captura todos los sentidos y oficia como un punto de ensamble, donde conectarse es, a su vez, desconectarse: familiarizarse con la naturaleza, dejando de lado, por un momento, la vertiginosa vida rutinaria y la cada vez más demandante relación con la tecnología.

La ruta del Mariscador es una experiencia plurisensorial que invita a explorar las cualidades naturales y culturales de la región, enmarcadas en el Parque Nacional Iberá. Detrás de una aparente “homogeneidad”, el paisaje estereño guarda un encanto único que obliga a afinar la vista para descubrir los diversos matices cromáticos, que van entre verdes, ocres y amarillos, acobijados con recelo en sus ambientes agrestes de lagunas, esteros, bañados, sabanas, bosques, selvas en galería, palmares, y praderas sumergidas que se alternan en diferentes proporciones y sorprenden con paisajes diferentes.

El agua es, en cierta medida, el elemento que define el ambiente, pero en su aparente hegemonía dicta la fisonomía híbrida entre tierra y agua que provee al paisaje de un encanto particular, favoreciendo la observación de la vida silvestre. La fauna se refleja en las características del ambiente, y así, es posible la observación de aves que se distinguen entre acuáticas, como las garzas, cigüeñas, patos, playeros y flamencos; y de humedales, como yacarés, carpinchos, lobitos de río e incluso se encuentra la mayor población de ciervos de los pantanos de la Argentina.

Es tierra de yaguaretés, de mitos y leyendas, de curanderos, poras y ánimas; donde se podrán degustar las comidas típicas elaboradas, como antaño, en una olla ennegrecida por el hollín del fuego a leña… Todo ello contando con inmejorables instalaciones donde se brinda un servicio de primera calidad. En la opción de día completo, se incluye la pernoctación en el refugio, donde el cielo gana protagonismo ya que, por la ausencia de toda contaminación lumínica, es ideal para la práctica de astroturismo, donde mitos, leyendas y ciencia se conjugan en una experiencia única. Luego, para el regreso, es posible combinar con otras opciones que se ofrecen: cruce a nado (a caballo), navegar en las embarcaciones el arroyo Carambola o los paseos en kayak.

Explorando el Iberá
Acceder a las virtudes de una copiosa naturaleza que abrace los sentidos e introduzca en otro tiempo es posible en Iberá. Desde el portal Carambola se puede incursionar en lo que muchos reconocen como un “Amazonas de bolsillo”, siendo explorador de un medio donde el hombre ejerce una influencia mínima, donde los marisqueros son el nexo entre naturaleza y su cultura.

A través de ellos esa exploración permite no sólo reconocer las virtudes propias de los esteros, sino la adaptación en la forma de vida en el lugar, la relación especial que allí se da entre hombre y entorno, con la presencia siempre presente y arraigada cultura guaraní.

Fuente: Ministerio de Turismo de Corrientes

Lee también: Mar del Plata uno de los destinos más elegidos para pasar las vacaciones de invierno

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Suplemento OCIO

Más Leidas