Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Por la cláusula gatillo, el Gobierno deberá pagar diferencias salariales de 3,3%

La Provincia se comprometió a cubrir la diferencia entre la paritaria de 2017 y la inflación oficial.

Publicado

el

El Gobierno bonaerense deberá abonar a un sector de los trabajadores del Estado una diferencia salarial de más de 3 puntos a raíz de la ejecución de la "cláusula gatillo", un mecanismo por el cual la Provincia se comprometió a cubrir la diferencia entre la paritaria de 2017 y la inflación oficial.

Universidad Siglo 21

El incremento salarial, que se cobrará con los sueldos correspondientes a enero y luego se incorporará al básico de forma permanente, será del 3,3% para los docentes, empleados judiciales y profesionales de la salud, que en sus diferentes paritarias cerraron un acuerdo salarial del 21,5% anual. En tanto, los empleados de la administración, que en diciembre de 2016 aceptaron un esquema de incrementos con actualización trimestral, el saldo favorable será del 1,5%.

Este porcentaje surge de la confrontación de los acuerdos salariales que el Gobierno cerró con los diferentes gremios y el dato de la inflación anual, que según difundió esta semana el INDEC fue del 24,8%.

En este caso, la Provincia resultó "víctima" de la subestimación oficial de la inflación: para 2017, el Gobierno nacional había previsto una inflación del 17%, un 7,8% menos de la cifra final medida por el Indec.

Según publicó ayer Diario Extra que edita agencia DIB, con esos datos preliminares, la administración de María Eugenia Vidal logró cerrar un aumento del 18% para los empleados estatales, siempre bajo el compromiso de la actualización automática. Sin embargo, con el resto de los sectores las negociaciones se fueron estirando, y los números fueron superiores, toda vez que las previsiones inflacionarias se fueron "corrigiendo" a lo largo del año.

 

Sector por sector. En el caso de los trabajadores estatales enrolados en el régimen de la Ley 10.430 (administración central), el esquema resulta más sencillo. Al ser los primeros en acordar, cerraron un incremento trimestral del 4,5%. En caso de que la inflación en ese período superara esa cifra, el Gobierno se comprometió a actualizar sus salarios en el mes siguiente.

De este modo, los estatales cobraron un sobreaumento del 1,7% en abril (la inflación del primer trimestre fue de 6,2%, la más alta de todo el período); 0,6% en julio (correspondiente al segundo trimestre) y 0,5% en octubre (tercer trimestre). Ahora, como la inflación del último trimestre del año fue del 6%, deberán percibir un 1,5% más.

En el caso de los docentes, el esquema resultó más complejo: luego de un comienzo de año conflictivo (se registró un "récord" de 17 paros en la primera parte del año), acordaron hacia agosto un esquema de aumentos diferentes, que los llevó a completar, en septiembre, un incremento del 21,5%. Como por entonces la inflación no superó ese número, los maestros debieron esperar hasta fin de año para cobrar una actualización, que en este caso será del 3,3%. Esta diferencia rondará los 400 pesos para un maestro de grado que recién se inicia, por lo que el salario testigo pasará a ser de 12.550 pesos (hoy es de 12.150 pesos).

Haciendo Obras 2

Más Leidas