playroom divertido niños felices decoración espacio
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Hogar

Playroom divertido y ¡niños felices!

Publicado

el

Muchos son los motivos por los cuales es necesario destinar un espacio de tu casa como sala para los niños, siempre y cuando, encuentres ese lugar. Dependerá de las dimensiones de la vivienda y, en todo caso, del terreno si es que se puede llegar a construir, dado que, en su momento o no pudiste o no lo pensaste. De todas formas, ¡todo tiene solución y lograr un playroom divertido, funcional y moderno es posible!.

Una de las razones que llevan a organizar este salón son los días fríos, nublados (como el de hoy, por ejemplo, miércoles 24 feriado por el «Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia») y lluviosos que impiden que los chicos puedan jugar afuera y entretenerlos se vuelva un desafío. También, la necesidad de conservar muebles, accesorios y objetos como sillones, sillas, mesas, paredes, adornos y, hasta por cuestiones de seguridad. Es el caso de los enchufes que, si están colocados al alcance de los más pequeños de la familia, pueden llegar a ser peligrosos. Es común que surjan las infaltables travesuras infantiles.

Los playrooms tienen que estar decorados para que ese lugar sea mágico y único, surja la diversión y en donde estén todos los juguetes, juegos y posibilidades de entretenimiento. Además, puede usarse como sala de estudio (dependerá de las edades), de lectura, para mirar películas, escuchar música y en ese lugar sí, el único a excepción del comedor, poder degustar alguna merienda o menú rico: ¡es un poco el lugar de, casi todos los permitidos!. Una mesa con dos o tres sillas de distintos colores, acordes a la altura del niño (por si tiene que hacer de anfitrión), quedarían perfectas.

Un tema importante es la iluminación de la sala; que sea natural es lo ideal. Se puede colocar una biblioteca con libros, también peluches. Un escritorio con una computadora. Los juguetes y juegos didácticos pueden ir en cajas de distintos colores o en estanterías y armarios. Almohadones y alfombras no pueden faltar; sabido es que a los chicos les encanta andar descalzos y sentarse en el piso a jugar, leer, mirar tele y hasta comer.

Las paredes pueden estar pintadas de diversos tonos; pueden ser colores suaves, estridentes o combinados. No deben faltar los cuadros, láminas, fotos familiares, con amigos, ya sea, en portaretratos de pie o colgantes.

La idea es armar el Playroom con lo que identifican a nuestros hijos. Si tenemos varón/es y nena/s, es preferible buscar un color neutro o pintar una pared rosa, fucsia o violeta y otra azul, celeste o turquesa. De todas formas, prácticamente ya no existen los colores para ellos o ellas; es cuestión de ponerlo en práctica y desacostumbrarse a las «exclusividades».

Suplemento HOGAR

Más Leidas