“Piedra Toba” de Puerto Deseado: un gigante de mil historias que mira al Atlántico Sur
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Nacionales

“Piedra Toba” de Puerto Deseado: un gigante de mil historias que mira al Atlántico Sur

Cuenta la historia que los navegantes Jacob Le Maire y Tomás Cavendish, dos de quienes allá por el Siglo XVII encontraban en el Atlántico Sur un camino para llegar al Estrecho de Magallanes, fijaron su atención en la “Piedra Toba” como referencia y la dibujaron en sus mapas, por su imponente figura y su cercanía a la desembocadura de la ría.

Publicado

el

Frente a la Ría de Puerto Deseado, por encima de los 30 metros sobre el nivel del mar, una extraña roca rojiza volcánica de 150 millones de años con forma de “Y” se erige imponente y cautivante. Se trata de “La Piedra Toba”; guía de navegantes durante siglos, que supo conmover a Charles Darwin y sobrevivir al tiempo con una historia de amor entre habitantes originarios. En la actualidad, es una ineludible postal para los visitantes que arriban a esta perla patagónica. La puesta de sol a sus espaldas vuelve excelsa su figura y conmueve el interés de los fotógrafos, visitantes y turistas.

Cuenta la historia que los navegantes Jacob Le Maire y Tomás Cavendish, dos de quienes allá por el Siglo XVII encontraban en el Atlántico Sur un camino para llegar al Estrecho de Magallanes, fijaron su atención en la “Piedra Toba” como referencia y la dibujaron en sus mapas, por su imponente figura y su cercanía a la desembocadura de la ría.

Cavendish, quien en 1586 bautizó “Port Desire” al puerto natural sobre el cual se erige la actual ciudad de Puerto Deseado, le llamó “Tower Rock” a la “Piedra Toba”. Expedicionarios españoles, años más tarde, tomarían la misma figura para llamarla “Roca Torreón”. Hacia el Siglo XIX, el naturalista Charles Darwin pasó la Navidad de 1833 en el lugar y la nombró como “Roca Britania”. El perito Francisco Moreno, por su parte, se refirió a ella como “Cerro Horqueta”.

Una leyenda que ha sobrevivido al tiempo a través de los relatos orales, remite a una pareja de comunidades originarias cuyo amor era cuestionado por un cacique; y que, bajo una intensa tormenta, consumó su historia con un abrazo, en el momento en que un rayo los alcanzó y petrificó, convirtiéndoles en esta mole imponente. En virtud del relato, se presume que la “Piedra Toba” es garante de buenos augurios para la perdurabilidad de las historias de amor.

Para las comunidades originarias mapuches y tehuelches, en la actualidad la “Piedra Toba” es un punto de encuentro, en el que comparten celebraciones religiosas y al que reconocen como sitio de valorización de sus historias y cosmovisiones. Es asimismo un elemento desde el cual comunican a los visitantes sus tradiciones.

En rigor de verdad, se trata de un atractivo singular e ineludible para quienes arriban por Puerto Deseado, tanto en grupos familiares, como en escapadas de amigos o en expediciones personales. Una postal que da cuenta de la singular vida en la ría, con el mar introduciéndose al continente, en un paisaje en el que la humanidad se vislumbra como un pequeño cúmulo de existencias luminosas.

Fuente: Subsecretaria de Turismo de Puerto Deseado

Lee también: PreViaje II: más de un millón y medio de turistas ya usaron el beneficio

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas