Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Piden la reclusión perpetua para Varela

El fiscal pidió al Tribunal que José Carlos Varela sea considerado autor de homicidio con alevosía, violación seguida de muerte. Homicidio criminis causa y que se le imponga la pena de reclusión perpetua. La lectura del veredicto y eventual sentencia se dará a conocer el jueves 15 del corriente a las 12 horas.

Publicado

el

José Carlos Varela enfrenta la posibilidad de ser condenado a reclusión perpetua por el homicidio de Camila Borda, tal como en su alegato lo solicitó al Tribunal Criminal Oral 1, el representante del Ministerio Público Fiscal, Dr. Sergio Terrón.

En una intensa jornada de debate que comenzó pasadas las 10:30 de ayer en la sala de audiencias del sexto piso del Palacio de Tribunales y finalizó con el pronunciamiento de los alegatos, se reconstruyeron las últimas horas de vida de Camila Borda, la niña de 11 años cuyo cuerpo fue encontrado en una bañera del primer piso de la quinta ubicada en Arias 1559, la tarde del domingo 25 de febrero del año en curso.

Ante una sala cubierta en un cincuenta por ciento de su capacidad, con la presencia de familiares, amigos, allegados y vecinos de Camila, acompañado por cuatro funcionarios del servicio penitenciario, esposado y con chaleco anti balas, ingresó José Carlos Varela.

Contrariamente a lo que se suponía, en la sala no se escuchó más que el silencio. Y así se mantuvo durante el debate.

Sentado junto al acusado, su asesor letrado recientemente designado, Dr. Gerardo Doyle.

En el espacio que habitualmente ocupa el representante del Ministerio Público Fiscal, los Dres. Sergio Terrón, su secretario Basilio y Federico Mastropierro en representación del particular damnificado.

Apenas ingresaron a la sala los integrantes del Tribunal, Miguel Ángel Vilaseca, Karina Piegari y Esteban Melilli, comenzó el debate oral.

Por espacio de tres horas se pudieron escuchar los relatos de testigos y sin dudas el momento más tenso y doloroso fue el aportado por Silvia, la mamá de Camila, sobre todo cuando tuvo que interrumpir su relato al quebrarse recordando cómo se había desarrollado la búsqueda de su hija hasta el momento del desenlace, cuando una piedra arrojada por manifestantes golpeó su cabeza y la desmayó.

Dr. Sergio Terrón
El primero de los aspectos que resaltó el Dr. Sergio Terrón en su alegato fue “el comportamiento de la familia, que se mantuvo siempre con respeto y civismo”, para luego abocarse al pedido de la fiscalía.

Cabe resaltar que al no haberse cuestionado la existencia “del hecho material”, el funcionario describió la situación al señalar que el “25 de febrero de 2018 entre las 12 y las 16 horas, una persona de sexo masculino introdujo, José Carlos Varela, en el domicilio de Arias 1559, a la menor Camila Borda de 11 años, ocultando la bicicleta para abusarla sexualmente por vía anal y vaginal, para quitarle luego la vida” utilizando como mecanismo la asfixia”.

“Si bien este relato no alcanza a reflejar la crueldad, sadismo y violencia el Tribunal lo puede ver reflejado en el rostro de la niña a través de las fotografías” que obra en su poder.

Recordó que durante el debate oral, los integrantes del Tribunal escucharon “a los testigos sin fisuras. La mamá con dolor extremo por lo que le ha tocado vivir”.

También el relato de los “efectivos que llegaron a la escena” y describieron “la actitud de ocultamiento del hecho aberrante por parte de Varela, la escena macabra de la pequeña Camila en la bañera con una bolsa negra en la cabeza, un cable sobre su cuerpo, estrangulada, atadas las manos por detrás de la espalda”.

Respecto del imputado, dijo que “hay que ser muy frio, muy cruel para cometer homicidio tan horrendo sobre una criatura tan pequeña. Más aún, en treinta años de carrera no se ven fácilmente hechos de esta naturaleza”.

Centró su alegato en el único punto cuestionado por la defensa de Varela y fue el relacionado con su estado mental. Tres peritos actuantes lo vieron en más de 5 oportunidades y hablan de una persona que tuvo absoluta capacidad para comprender y discriminar su accionar, con sus facultades mentales conservadas y una amnesia selectiva tal como sostuvimos desde el principio.

“La autoría material no se discute, ni siquiera el estado mental. Varela tuvo un juicio justo, ha llegado aquí con toda la asistencia letrada necesaria, se lo ha escuchado. Pero ¿qué derecho tuvo la nena? Absolutamente ninguno, ni piedad. Sí una crueldad y frialdad pocas veces vista”.

Gerardo Doyle
Finalmente, el Dr. Gerardo Doyle, defensor oficial que representó al acusado, en primer término habló de la “difícil tarea” que le tocó asumir. “Represento las garantías de cualquier individuo que sea sometido a un proceso penal”, para luego aclarar que no rechazaría la “existencia material del hecho ni tampoco la autoría de mi asistido. Sí en cambio y entiendo como primer planteo, corresponde resolver sobre la inimputabilidad y en que se vio incurso Varela en función de este hecho”.

“Tiene una personalidad de trastorno esquizoide que justamente se caracteriza por persona asocial, sin contacto con el mundo exterior, sin afectividad marcada, sin interés escaso interés por lo sexual” y recordó que “salvo lo dicho por la perito Mirta Bruno, los dos psiquiatras coincidieron en que puede sufrir brotes psicóticos de corta duración”.

“Entiendo si este Tribunal lo considera, que más allá de lo que valuaron expertos, que existe la posibilidad y es a la que debo aferrarme siguiendo lo que relatara mi pupilo, que no recuerda nada del hecho. Entiendo como indicio que padeció trastorno mental transitorio”.

El veredicto
Finalizados los alegatos, el presidente del TOC 1, Dr. Miguel Ángel Vilaseca dio la posibilidad a José Carlos Varela de hacer uso de su derecho de hablar.

La respuesta fue escueta. Apenas susurró un “no”.

La lectura del veredicto y eventual sentencia se dará a conocer el jueves 15 del corriente a las 12 horas, en la sala del sexto piso del edificio de Tribunales.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas