Peretti: Sin compromiso y sin diálogo no hay salida posible - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Junín

Peretti: Sin compromiso y sin diálogo no hay salida posible

La participación en la vida pública desde el ejercicio de la dirigencia política y la militancia aporta una experiencia que a la hora de analizar los problemas que atraviesa nuestra sociedad es un pilar inestimable. El doctor Oscar Peretti fue un actor directo desde los comienzos de la reinstauración de la democracia, en 1983 y en diálogo con LA VERDAD opinó sobre distintas aristas que conllevan el interés y la preocupación de los ciudadanos.

Publicado

el

La participación en la vida pública desde el ejercicio de la dirigencia política y la militancia aporta una experiencia que a la hora de analizar los problemas que atraviesa nuestra sociedad es un pilar inestimable. El doctor Oscar Peretti fue un actor directo desde los comienzos de la reinstauración de la democracia, en 1983 y en diálogo con LA VERDAD opinó sobre distintas aristas que conllevan el interés y la preocupación de los ciudadanos.

“Yo tuve el privilegio de tener la posibilidad de participar en un momento esencial de a vida política democrática. En el año 1983 fui elegido como presidente del Consejo Escolar de Junín cuando Abel Miguel fue consagrado intendente municipal . Llegamos y no sabíamos bien ni para que servía el consejo escolar. Tuve que ir a buscarlo en la Constitución de la Provincia.
“Con quienes me acompañaron (Mirta Rubini, Benjamín Velez, Lita Martinelli, Mirta Boiardi, gente de todos los sectores) tuvimos que hacer docencia con los docentes y con las familias. Fue una experiencia trascendente. En aquel momento no se cobraba ninguna retribución económica. A nadie le interesaba mucho. Sin embargo, yo les decía, quien quiera hacer política debe empezar por acá, porque es el medio para vincularse con la gente, con las familias, en un nivel muy sensible.

La caja de resonancia de una comunidad

Después vino el período del Concejo Deliberante. El doctor Peretti estuvo cuatro períodos acompañando a Abel Miguel y de esos 16 años, 13 años presidió el cuerpo, en lo que califica como “una muy rica experiencia”.

Salir de la crisis

Al preguntársele sobre cuales son los caminos para superar las instancias críticas por las que camina la sociedad, no duda y señala que: “son dos cosas : no hay compromiso y no hay diálogo. La gente hoy no se compromete auténtica y sinceramente. Cuando uno deja la política activa y tiene la posibilidad de observar la realidad desde afuera, como ciudadano común, observa los prejuicios de la gente para concurrir a los actos políticos. Sea Petrecca, Meoni o el candidato que fuera, yo se que hay muchísima gente que lo va a votar y no se atreve a ir a los actos, cuando lo lógico sería concurrir para escuchar sus propuestas, ideas y planes, para ejercer el conocimiento de lo que ofrece el dirigente” .

Otros estamentos

A su vez, Peretti es crítico al indicar que “no hay compromiso en el empresariado. Los dirigentes empresarios son oficialistas y, lo estamos viendo en estos días. Si analizamos el comportamiento de la UIA (Unión Industrial Argentina) de esta semana nos damos cuenta como giraron, van a seguir girando y siempre girarán. Nunca son auténticos en los reclamos de la defensa de los intereses que representan. Siempre buscan ponerse a la sombra del poder de turno, sin mucha ideología ni miramientos.

La práctica leal

“El diálogo, del que todos hablan y ninguno lo practica, se ha erigido como una de las falencias estructurales más importantes que hemos tenido. Por eso no puedo dejar de resaltar las figuras de Raul Alfonsín e Illia, que fueron hombres que, además de modestos, honestos y muy consecuentes con sus ideas, fueron hombres de puertas de despacho abiertas… de predisposición contínua a escuchar”, agrega.
“A Alfonsín le pasó con los gremios (no pudo avanzar con la modificación de la legislación sindical); a Illia le pasó con los medicamentos, los laboratorios no se lo perdonaron.

Logros y deudas

“Yendo al Gobierno actual, debo decir que no hay ninguna duda que se hicieron muchas cosas. Pero me preocupa la crítica por la crítica misma (lo que no pasaba tanto en nuestro tiempo) que el que es opositor se siente en la obligación de cuestionar, discutir y criticar todo lo que hace el oficialismo, de cualquier color que tenga” .
Como ejemplo, manifiesta que estos días vino el presidente y la gobernadora a inaugurar unos kilómetros de autopista (la Autovía 7), “una obra tan sentida y necesaria para todos los pobladores de una vasta región del país. Y yo he llegado a escuchar algún legislador o dirigente que busca minimizar la trascendencia del hecho señalando “pero estos son sólo diez kilómetros” buscando hasta quitarle méritos al intendente de turno . Eso además de negativo no es una forma de hacer política deseable o podríamos definirlo, como se estila ahora, políticamente incorrecto.

El futuro de las ideologías

Al preguntarle sobre si hay una “muerte de las ideologías” como muchos filósofos políticos lo espetan, Peretti dijo que “se ha perdido la costumbre de discutir y confrontar las ideas. Yo soy de las personas que nunca me fui -ni me voy a ir- del radicalismo por doctrina, por valores, incluso por la trayectoria de quienes fueron los dirigentes fundacionales y apelando a la forma de actuar de esos dirigentes puedo pensar que hoy se dan las condiciones para que el radicalismo pueda resurgir. Y lo digo (no por el resultado de las recientes elecciones de Mendoza) sino porque el radicalismo le habló muchas veces al presidente Macri para reclamarle el diálogo que tantas veces prometió y nunca cumplió.
“El Gobierno Nacional nunca llamó a la mesa a sentarse a los empresarios, los gremios, los maestros, todos los partidos políticos, que es lo que va a tener que hacer el próximo presidente porque es la única salida que queda de cara al futuro. El país se salva de una sola manera: con el aporte de todos. A la Argentina no la va a salvar ni Alberto Fernández, ni Macri sólos.
“Precísamente, ese era el pensamiento de Alfonsín que apuntaba un poco a esto que él no lo pudo lograr, pero los argentinos lo tenemos como una materia, la más importante, pendiente. Porque el que llega al poder, se adueña del poder, cierra las puertas de su despacho y cae en el pecado de soberbia.
“En su momento vino la gran crítica hacia los políticos, pero no hay forma de hacer política sin políticos. Y todos lo sabemos: no hay una solución mágica a través de la llegada de “ese” dirigente que no salve la vida. Por eso el diálogo es esencial para buscar una vía de salida a la crisis.
Las ideologías deben recrearse y adaptarse a las circunstancias. Sabemos que el comunismo, el nazismo y las propuestas extremas, nos llevaron a momentos muy críticos en la historia del mundo, y pese a ello aún persisten situaciones que son llamados de atención, a la reflexión de los hombres que quieren vivir en libertad.

El rol de los economistas

“Hoy los economistas están de moda. Cada uno tiene su opinión, pero sería bueno lograr una síntesis y no perder de vista que la economía debe estar al servicio de la política, para enconrar el bienestar general de la gente.
Entre los economistas hay gente muy valiosa y muy seria y en muchos casos tienen discrepancias en detalles o pequeñas cosas.

El conocimiento

“En este momento de la historia que nos toca vivir, el conocimiento cumple un rol preponderante y la Argentina no tendría que quedarse atrás porque tiene varios “unicornios” importantes que son gente que es un privilegio contarlas en el país. Muchos son lo que han generado conocimiento, pueden realizar un aporte inestimable y a ellos, los políticos deben prestarle mucha atención para darle jerarquía, esencialmente a todo lo que tiene que ver con las investigaciones en distintas disciplinas de la ciencia.

Los fallos de la Corte Suprema son siempre políticos

Requerida su opinión sobre el momento por el que atraviesa el Poder Judicial y el rol que cumple, señalo que “el Poder Judicial está en crisis como todas las instituciones. La Justicia hoy está muy politizada y en este tema es donde resalta la necesidad de ser honestos con el espíritu republicano.
Pero no debemos perder de vista que es indispensable no involucrar el Poder Judicial en la política, aunque esto pareciera ser un mal que no puede erradicar.
El fallo de la Corte conocido esta semana nos plantea el interrogante si no estamos enfermos de hipocresía porque nadie puede negar que el actual gobierno nacional le ha dado a las provincias lo que todos les habían negado. En una coyuntura de emergencia, el presidente de la Nación echó mano al IVA y los aportes, pero el objetivo era buscar el alivio de la situación de la gente. Parece mentira que esos mismos gobernadores realicen un planteo como lo han hecho en un golpe político incalificable. Y la Corte se ha hecho eco porque sabemos que en su seno también hay ideologías de por medio . Tenemos que tener en claro que los fallos de la Corte son siempre políticos, pero lo único que no puede es olvidarse de la gente.
La Justicia Federal es uno de los ámbitos donde hay mucha contaminación política, pero para superarlo debe existir docencia y acción política que avizore nuevos horizontes de cara al futuro.


La pobreza es el gran pecado argentino

Es incomprensible que hayamos llegado a estos índices de pobreza, pero ahora se está revelando que años atrás hubo cifras iguales o peores. Pero esto no puede conformarnos.
Pero lo terrible es que hay gente que ha hecho negocios políticos con la pobreza y tiene interés de que siga habiendo pobres porque es una forma de tenerlos cautivos o esclavos.

Todo Chevrolet
Librería Rucci

Más Leidas