Palabras de Vida - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

Palabras de Vida

Jesús lo separó de la multitud y, llevándolo aparte, le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua.

Publicado

el

Evangelio según San Marcos 7, 31-37

Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de la Decápolis. Entonces le presentaron a un sordomudo y le pidieron que le impusiera las manos. Jesús lo separó de la multitud y, llevándolo aparte, le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua.

Después, levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: «Efatá», que significa: «Ábrete». Y enseguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente. Jesús les mandó insistentemente que no dijeran nada a nadie, pero cuanto más insistía, ellos más lo proclamaban y, en el colmo de la admiración, decían: «Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos».

Reflexión del Padre Pablo Vallés
Cuando Jesús realizaba milagros no sólo lo hacía por compasión y para mostrar que el Reino de Dios estaba presente en medio de las personas, sino que también lo hacía para comunicar un mensaje. En el Evangelio se nos narra que Jesús curó a un sordomudo.

En la Biblia las enfermedades están asociadas a acciones del demonio que busca perturbar la vida de los seres humanos. Que una persona fuera sordomuda implicaba que estaba limitada en su comunicación con los demás. Tenía una dificultad importante para poder escuchar a los otros y también se veía imposibilitado de poder expresarse a través del habla.

Jesús con su intervención libera al enfermo de sus limitaciones y le permite mejorar su calidad de vida. Pero hay una sordera y mudez tan problemática como la corporal y es la sordomudez espiritual, de la cual Jesús quiere liberarnos. Somos sordos espirituales cuando perdemos la capacidad de escuchar a Dios.

También lo somos cuando somos incapaces de escuchar a quienes nos rodean. Y esa sordera nos va cerrando en un gran egoísmo que sólo nos permite escucharnos a nosotros mismos. La mudez espiritual se da cuando somos incapaces de comunicar palabras edificantes, cuando usamos el habla para destruir, difamar o calumniar. La sordomudez espiritual suele pasar desapercibida en nuestra cultura actual, sin embargo constituye un obstáculo mayor que cualquier enfermedad corporal en nuestro camino hacia la felicidad

Lee también: Palabras de Vida

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas