Palabras de Vida - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

Palabras de Vida

La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga.

Publicado

el

Evangelio según San Marcos 4, 26-34

Y decía: «El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha». También decía: «¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios?

¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra». Y con muchas parábolas como estas les anunciaba la Palabra, en la medida en que ellos podían comprender. No les hablaba sino en parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo.

Reflexión del Padre Pablo Vallés
Los seres humanos solemos tener la tendencia a querer tener todo bajo control. Está bien que procuremos ser responsables de nuestras realidades y en la medida de nuestras posibilidades poder ser previsores de las cosas que acontecen en nuestras vidas. Sin embargo, la vida misma es un gran misterio que nos desborda por todos lados, y tarde o temprano todos experimentamos la impotencia de no poder tener el control total de los acontecimientos.

Es ahí donde la fe juega un papel fundamental. Por la fe las personas se abren a la certeza de saber que no estamos solos, de que hay un ser superior, Dios, que con su Providencia nos asiste en los momentos de zozobra. Dios trabaja siempre y lo hace de una manera silenciosa y escondida. Trabaja para nuestro bien y el de todas sus creaturas. Por la fe comprendemos que no todo depende de nosotros. La vida misma tiene su propio dinamismo que se desarrolla muchas veces al margen de nuestro control. Tal como sucede con la semilla que se hecha en tierra y germina sin que el sembrador sepa cómo.

No se trata de desligarnos de responsabilidades sino de comprender que la historia humana la escribimos con dos plumas: la nuestra, la humana, que limitadamente debe plasmar su propio trazo y la de Dios, que sabe ordenar todas las cosas para el mayor bien.

Lee también: Palabras de Vida

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas