Palabras de Vida - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

Palabras de Vida

En aquel tiempo, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron.

Publicado

el

Evangelio según San Mateo 28, 16-20

En aquel tiempo, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: «Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo».

Reflexión del Padre Pablo Vallés
Hoy la Iglesia celebra la Santísima Trinidad. Ese es el nombre con el cual la Iglesia de los primeros siglos llamó a Dios, expresando así su fe en un Dios que es Uno en esencia, pero a la vez conformado por tres Personas Divinas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre nos dio a conocer esta realidad que supera nuestra capacidad de conocimiento.

Él nos habló de su Padre, que es también nuestro Padre; y nos permitió conocer su rostro, al decirle al Apóstol Felipe en la Ultima Cena: “El que me ha visto, ha visto al Padre” (Jn. 14, 9). A su vez, el mismo Jesucristo al ver la tristeza de sus apóstoles que no aceptaban su partida al Cielo, los consolaba asegurándoles que no los dejaría solos, sino que les enviaría al Espíritu Santo (Jn 14,26). El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo viven en una eterna y perfecta comunión de amor. Hay un profundo deseo en Dios que Jesús expresó poco antes de su entrega: “Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros” (Jn. 17, 21).

Los hombres queremos vivir unidos, deseamos ser fraternos y solidarios, queremos la comunión, pero nuestro pecado, egoísmo, soberbia, y ambición generan fracturas y división. Sólo con Dios y en comunión con la Santísima Trinidad podremos construir entre nosotros un mundo más unido y fraterno.

Lee también: Palabras de Vida

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas