Palabras de Vida - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

Palabras de Vida

Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!».

Publicado

el

Evangelio según San Juan 20, 19-31

Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!». Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor. Jesús les dijo de nuevo: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes».

Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: «Reciban el Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan». Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús. Los otros discípulos le dijeron: «¡Hemos visto al Señor!». Él les respondió: «Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré». Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!».

Luego dijo a Tomás: «Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe». Tomas respondió: «¡Señor mío y Dios mío!». Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!». Jesús realizó además muchos otros signos en presencia de sus discípulos, que no se encuentran relatados en este Libro.
Estos han sido escritos para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y creyendo, tengan Vida en su Nombre.

Reflexión del Padre Pablo Vallés
En este segundo domingo de Pascua la Iglesia celebra el domingo de la Misericordia de Dios. Misericordia significa «tener corazón para con la miseria», y es precisamente lo que tuvo Dios para con la humanidad y que lo movió a enviar a su Hijo Jesucristo al mundo para salvar a los seres humanos. En el Evangelio se nos narra cómo Jesucristo Resucitado se aparece a sus apóstoles y les comunica la verdadera paz que sólo Dios puede dar.

También los envía a ser administradores de la Misericordia de Dios perdonando los pecados. Uno de los apóstoles está ausente, Tomás el mellizo, que al enterarse por el testimonio de sus compañeros de la aparición de Jesús Resucitado se resiste a creer. Más tarde, Jesús se aparece también a Tomás y le reprocha su incredulidad alabando la fe de los que creen sin ver. Esto nos enseña que es peligroso para nuestra fe alejarnos de la comunidad eclesial, no sólo porque corremos el riesgo de no encontrarnos con el Resucitado, sino también porque nuestra fe se puede debilitar y volverse racionalista al punto de admitir como verdadero sólo aquello que se puede tocar y ver.

Lee también: Palabras de Vida

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas