Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Locales

Observaciones urbanas: Una buena y una mala

Publicado

el

Escribe Adolfo De Gracia

UNA BUENA: En muchas calles de Junín el Gobierno Municipal ha ordenado el emplazamiento de placas nuevas con los nombres de las calles y de nuevos semáforos. Realmente esos detalles de modernidad hacía rato que estábamos esperándolos porque era inaceptable que una Ciudad de Turismo como es Junín, los pobladores permanentes y los visitantes anduvieran desorientados preguntando los nombres de las calles y sufrir las posibilidades de un choque por la falta de semáforos, porque anda mucha gente distraída sin darle prioridad de paso al que viene por la derecha, sin contar a los que cruzan sin mirar si viene otro distraído hablando por teléfono. Es de esperar que en un tiempo más o menos breve se cubran todas las calles o por lo menos las principales con esas nuevas placas y con placas de orientación para que los turistas puedan salir de la Ciudad hacia los distintos destinos sin tener detener el auto en doble mano para preguntar cómo se sale con rumbo a cualquier ciudad o localidad vecina. Eso sí, habría que pintarlas de otro color más visible y alegre, porque el negro además de ser triste, no es tan facilmente visible. Y en algunos casos están casi tapadas por la frondosidad de nuestras especies forestales, que ya nos están dando su sombra fresca, tan bienvenida cuando llegan los calores del verano
Como se dice precedentemente, no todas las calles tienen placas nuevas con los nombres de las calles. Todavía pululan por gran parte de la ciudad las viejas e ilegibles placas verdes que ni aún con una lupa se logra leer el nombre de la calle. Es posible que se haya licitado la colocación de placas nuevas en toda la ciudad, pero a no desesperar, porque lleva su tiempo y también pude ser una cuestión de presupuesto. La Municipalidad debería prestarle mucha atención a tan principales detalles de orientación, porque no debe olvidarse que Junín es una ciudad de Turismo visitado por miles de turistas durante casi todo el año, ya sea por el Parque Natural Laguna de Gómez o por sus calles céntricas pobladas por infinidad de bares, de restaurantes y de negocios con espléndidas vidrieras, que son la tentación de hombres y mujeres que suelen darse una vueltita por el centro y por algunas calles de los barrios, también densamente pobladas de luminosos comercios.
AHORA UNA MALA: ¿Será posible que la Municipalidad descuide permanentemente el mantenimiento de las calles de adoquín? En el Barrio de Palermo, la Justicia hizo lugar a un pedido de los vecinos y ordenó la protección del adoquín de todo el Barrrio, declarándolo Patrimonio Histórico de la Ciudad, impidiendo que se lo repavimente con una capa asfáltica sobre las calles de adoquín, asi que cuidadito que a algún Intendente se le ocurra taparlo.
Cabe hacer notar que el pavimento de adoquín es eterno, no necesita ser repavimentado como ocurre con el pavimento asfáltico o el de hormigón y su costo de mantenimiento o conservación es prácticamente nulo. Pero eso sí, se debe tener la precaución, cuando a alguien se le ocurra levantarlo para efectuar alguna conexión subterránea pedir la correspondiente autorización a la Municipalidad y, posteriormente, que una Cuadrilla Municipal, debidamente instruída en el tema, se haga presente en el momento de la recolocación, para evitar los desastres que se han hecho en muchas calles a las que han tornado casi intransitables en algunos tramos, porque en lugar de volver a colocarlos como estaban antes de ser extraídos, pareciera que los hubiesen tirado y como cayeron, ahí quedaron, para bronca de los conductores de los vehículos que transitan por el lugar.
La Municipalidad ha permitido, por ejemplo, que en la calle Primera Junta el adoquín fuera recolocado en forma totalmemnte inadecuada por lo que fue necesario cubrirlo con pavimento asfáltico con el consiguiente e inútil gasto de los dineros del pueblo. El deterioro fue de tal magnitud que llegó un momento en que circular por Primera Junta resultaba bastante incómodo. Lo mismo puede decirse de la calle Jorge Newbery.
Asi que, Señores de la Municipalidad, a terminar de colocar las placas con los nombres de calles, pintadas más alegremente y más visibles y a cuidar el adoquín que ya tiene más de cien años en algunas calles, sin que se haya gastado ni un solo peso para conservarlo.
Adolfo de Gracia.-

MÁS NOTICIAS

Más Leidas