Observaciones dominicales: Mientras pedaleaba - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Opinión

Observaciones dominicales: Mientras pedaleaba

Mientras pedaleaba en mi bicicleta fija, miraba transcurrir la vida tras la ventana ubicada en la ochava que da a la intesección de dos calles, y por la superficie del pavimento, el viento jugaba con una bolsa de plástico vacía y con unas hojas de los árboles de las inmediaciones

Publicado

el

Observaciones dominicales: Mientras pedaleaba

ESCRIBE ADOLFO DE GRACIA

Mientras pedaleaba en mi bicicleta fija, miraba transcurrir la vida tras la ventana ubicada en la ochava que da a la intesección de dos calles, y por la superficie del pavimento, el viento jugaba con una bolsa de plástico vacía y con unas hojas de los árboles de las inmediaciones y por esa imagen no pude dejar de recordar aquel poema de Espronceda (1808-1842) que decía:

Hojas del árbol caídas
juguetes del viento son:
las ilusiones perdidas
son hojas ¡ay! desprendidas
del árbol del corazón.

Ilusiones perdidas son las de varias generaciones de Argentinos que esperaban ilusionados las tantas veces prometida Argentina que nos merecemos, supuestamente un país mejor, sin las cuestionadas realidades que hoy impiden lograr una calidad de vida aceptable para todos, sí, para todos los que caminamos por este País, sin discrimar a nadie por cuestiones de razas, de religiones, o de nacionalidades.

Alguien dijo que somos un crisol de razas y eso no se discute. Además de los Pueblos Originarios, con la llegada a estas tierras de inmigrantes del todo el mundo se creó, efectivamente, ese crisol de razas que conviven civilizadamente en estas lejanas latitudes del fin del mundo, como le dicen tadavía a esta parte de la América del Sur.

No se puede ignorar que no es todo tan perfecto. Todavía nuestros dirigentes deben completar una ímproba tarea como es la de desterrar las imperfecciones que impiden lograr plenamente una calidad de vida de mejor nivel. Pero querer es poder, decía un antiguo dicho y si nos ponemos decididamente en la tarea de lograrlo, no debería pasar mucho tiempo para alcanzar un generalizado bienestar para todos los Argentinos, ya que este País puede, porque la Naturaleza lo ha dotado generosamente de lo necesario para tal fin.

Tenemos dos Premios Nobel en Medicina : Houssay y Milstein, uno Nobel en Química : Leloir y dos Nobel de La Paz : Perez Esquivel y Saavedra Lamas. Si bien la Educación ha sufrido algunos sacudones que la han perjudicado, la nuestra sigue siendo de un nivel que atrae, desde hace unos cuantos años, a muchos jóvenes de países hermanos de América, para que cursen estudios en nuestros Colegios y Universidades.

Hace pocos días se embarcó para los Estados Unidos de la América del Norte, un nuevo satélite artificial, el Saocom 1B, construído por la empresa agentina INVAP que será lanzado al espacio desde Cabo Cañaveral, posiblemente a fines del próximo mes de Marzo y girará a una altura de 600 kilómetros. Su misión es muy compleja, consiste en tomar datos de la superficie Terrestre en cualesquiera condiciones meteorológicas, de día o de noche, porque lleva una tecnología altamente sofisticada. Y no es el primer satélite construído, trabajando muy duro, por técnicos y científicos argentinos, que fue enviado a girar alrededor de nuestro planeta, lo que da una evidencia concreta del alto nivel científico alcanzado por esos especialistas. En Octubre de 2018 fue lanzado su similar: el Satélite Saocom 1A.

Todo lo dicho precedentemente es sólo una pequeña parte de la posición que ocupa la Argentina en ese terreno a nivel mundial. Si esos otros personajes, que están en los asientos de las Legislaturas, que no sin ni técnicos ni científicos, y que están cobrando buenos sueldos, despertaran de una especie de ceguera que pareciera impedirles ver la realidad, ni pensar en qué posición estaría mundialmente este País.
Si se lo propone, este Gobierno puede lograrlo.

Librería Rucci

Más Leidas