Observaciones dominicales: el pueblo originario wichi - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Opinión

Observaciones dominicales: el pueblo originario wichi

Decimos “Pueblo Originario”, pero ni se nos ocurre pensar que los “Pueblos Originarios” poblaban América muchísimos años antes de que don Cristóbal Colón llegara a estas costas, con sus tres carabelas, allá por lejano año de 1492, o sea que transcurrió la friolera de 528 años desde el descubrimiento de América.

Publicado

el

ESCRIBE ADOLFO DE GRACIA

Decimos “Pueblo Originario”, pero ni se nos ocurre pensar que los “Pueblos Originarios” poblaban América muchísimos años antes de que don Cristóbal Colón llegara a estas costas, con sus tres carabelas, allá por lejano año de 1492, o sea que transcurrió la friolera de 528 años desde el descubrimiento de América.

Lo lamentable es aceptar que a esos Pueblos Originarios las sucesivas clases políticas que han gobernado a este País durante prolongados períodos, todavía no hayan podido, o no han sabido o no han querido, terminar con el hambre que hoy sufre el pueblo Wichi en nuestra Salta la Linda. El Diario La Nación publicó el Domingo pasado un artículo de los enviados especiales a las comunidades Wichi en la Provincia de Salta, con texto de la Periodista María Ayuso y del Fotógrafo Santiago Filipuzzi. Las transcripciones que se efectúan a partes del artículo citado se señalan entre comillas.

Y qué penoso es el diario vivir del Pueblo Wichi formado por “unas 50.000 personas en las Provincias de Salta, Formosa y Chaco”. El Domingo se pudo leer en La Nación que los pibes Wichi “lloran de hambre” y terminan perdiendo la vida por desnutrición. Viven en la “pobreza extrema”, lo que significa mala alimentación, y sin agua potable porque el agua que es llega esta contaminada “con piedritas y muchos bichitos”. “El problema esencial es que esas personas han sido expulsadas de sus territorios y perdido la posesión comunitaria de la tierra, al perder el monte se quedaron sin su fuente principal de alimentos y entre esos alimentos, el agua”. Lo que significa un claro deterioro de la salud de modo “que cualquier microorganismo les provoca una enfermedad”. “No tienen médicos permanentes y hay casos en que con un solo grifo, se alimentan de un agua amarronada mas de veinte familias”.

Hay pibes que no han ido nunca a la escuela, y tampoco saben la edad que tienen. Esa cruda realidad no existe solamente en el Norte, donde habitan esos pueblos originarios Wichi, sino que la pobreza castiga, con mayor o menor intensidad, por casi toda la extensión de la República, incluídos estos pagos juninenses, insertados en la cuarta pradera más fértil del mundo. Cuando se dice hasta el cansancio que este País puede alimentar a 400 millones de personas, no se entiende que haya comunidades de argentinos, como los Wichi, cuyos hijos mueren hoy de hambre, lo cual provoca un agudo sentimiento de censura hacia los que vienen gobernando desaprensivamente a este Prodigiosos País, porque son ellos los únicos responsables de que exista esa dolorosa e inexplicable realidad, a pesar de la desafortunada promesa de POBREZA CERO.

También nos han prometido infinidad de veces la “Argentina que nos merecemos”. ¿Cuál será? Porque hasta el día de hoy seguimos esperándola con una santa paciencia. Tal vez todavía no la merezcamos.

No se puede desconocer que hay proyectos para atacar lo urgente, como ese de 300 millones de pesos que envió el Gobierno Nacional para distribuir entre los Wichi 40.000 módulos alimentarios durante cuatro meses, pero… ¿Y después?. “Los caciques Wichi aseguran que eso es como tapar el sol con un dedo y temen volver a quedar en el olvido”.

“¡Ay! Patria mía” expresó el sublime prócer General Manuel Belgrano en su lecho de muerte e inmerso en la pobreza.
Cambiando de tema: Sr Intendente, por favor, haga tapar el pozo de Gral Paz y C.Pellegrini.

Librería Rucci

Más Leidas