Observaciones dominicales: coronavirus - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Opinión

Observaciones dominicales: coronavirus

La realidad argentina era,hasta hace unos días, la preocupación de los habitantes de este País porque dejaba bastante que desear, pero ha aparecido algo mucho peor que nuestra realidad, lo que nos hace verla con cierta consideración.

Publicado

el

ESCRIBE ADOLFO DE GRACIA

La realidad argentina era,hasta hace unos días, la preocupación de los habitantes de este País porque dejaba bastante que desear, pero ha aparecido algo mucho peor que nuestra realidad, lo que nos hace verla con cierta consideración.

El aparecido se llama CORONAVIRUS y ha trastornado al mundo entero pues puede llegar ha ser letal para quien contraiga la enfermedad producida por él. Todo comenzó en una ciudad de la China y se propagó al resto del Mundo con la velocidad de un relámpago a tal punto que nos ha hecho dejar de pensar brevemente en nuestras falencias cotidianas.

Las autoridades se han mostrado eficientes en lo que se refiere a las precauciones que se deben tomar para no caer en los tentáculos del Coronavirus y es fundamental que la sociedad acate disciplinada y eficientemente las medidas dictadas por los encargados de la buena salud de la ciudadanía.

Lamentablemente, en todo el País, hay algunas personas que han regresado de países en los que la epidemia está haciendo estragos, que no estan decididamente dispuestas a acatar las medidas dictadas por las Autoridades y pululan desaprensivamente por las calles. Eso es consecuencia de la distorsión en muchos aspectos de la vida cotidiana tales como el tránsito por nuestras calles: Peatones y vehículos de todo tipo que no respetan los semáforos así como conductores que no respetan la prioridad de paso que tienen los peatones cuando no hay semáforos, porque si no pegaran un salto tipo olímpico, serían irremediablemente atropellados por ese señor que viene en su vehículo charlando con su novia o hablando por teléfono con pasmosa tranquilidad, ajeno a lo que pasa a su alrededor.

Todos los medios de comunicación están enfrascados en relatar cuanta novedad trágica se aparece encualquier lugar de la República, en la actitud muy loable de concientizar a la población del peligro que significa para la salud del ahora mundialmente peligroso CORONAVIRUS.

Previamente había tendio la idea de escribir una nota comentando el discurso que pronunció el Presidente al inaugurar el 138º Período de Sesiones del Congreso, pero esta epidemia ha trastornado de tal manera a la humanidad toda que decidí no comentar el discurso Presidencial, a pesar de que fue muy alentador en varios aspectos tales como el ascenso al rango superior a todos los marinistas del ARA San Juan y, posteriormente, disponer la gratuidad de 170 medicamentos para los postergados Jubilados.

Están muy bien todas las medidas que se han puesto en práctica para morigerar al máximo las consecuencias de esa pandemia. Una de esas medidad es el aislamiento voluntario y la no concurrencia a lugares públicos, lo cual significa, por corto tiempo, nada menos, que un inesperado cambio de la costumbres.
Todo sea por la salud de la población de este País que, desde hace décadas, viene poniendo el lomo a los errores de sus dirigentes.

Librería Rucci

Más Leidas