Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Núñez Ibarra negó ser el autor de la muerte de Ludmila Bazán

Comenzó el Juicio Oral por el homicidio de la joven mamá de 23 años, en la sala de audiencias del cuarto piso de Tribunales y en la que cuatro albañiles de nacionalidad paraguaya se ubican en el banquillo de los acusados.

Publicado

el

Transcurrida la jornada de debate oral en la que se intenta establecer la responsabilidad por el homicidio de Ludmila Bazán, se conocieron detalles relacionados con las últimas horas de la víctima, las lesiones que le provocaron la muerte y las imputaciones que pesan sobre los cuatro imputados.

Con una demora de treinta minutos, la sala del cuarto piso se transformó en el escenario del debate ayer por la mañana.

Primero fueron ubicados los imputados junto a sus asesores letrados al tiempo que hacían lo propio el fiscal, Dr. Sergio Terrón, su secretario Fernando Basilio y la abogada que representa a los particulares damnificados, Dra. Jessica Massi.

Con la sala ordenada, ingresaron los integrantes del Tribunal, Dres. Karina Piegari, Esteban Melilli y Miguel Ángel Vilaseca.

Definidas las pautas relacionadas con el desarrollo de la audiencia, el primero en trazar los lineamientos de la acusación fue el Dr. Sergio Terrón.

Destacó que eran cuatro los imputados por el homicidio de Ludmila Ayelén Bazán, ocurrido el 21 de diciembre de 2015 y luego fijó posición respecto de cada uno de ellos.

Como “hecho uno”, se refirió a la acusación que pesa sobre Gustavo Silvestre Núñez Ibarra. Consideró que “en horas de la madrugada del 21 de diciembre, en la continuación de calle Félix de Azara en el llamado camino viejo que conduce a la localidad de Agustín Roca, en el basural sito en la arteria que conecta con el Parque Industrial, una mujer de 23 años, Ludmila, perdió la vida como consecuencia de una lesión traumática de origen asfíctico, inferida por un hombre mayor de edad a quien conocía y con quien se había intercambiado mensajes de texto y llamadas”.

Respecto del “hecho 2”, el fiscal entiende que Luciano González Leith fue quien proporcionó “coartada al autor del hecho, en una versión falsa”. Mientras que al delinear el “hecho 3, acusó a Patrocinio Pérez Sanabria como el individuo que previo conocer los hechos acaecidos, el “24 de diciembre se descartó en Ruta Nacional 7 acceso a Cucha Cucha, “un teléfono celular marca Samsung negro y chip.

Y finalmente por el “hecho 4”, el papel de Alberto Quiñones Chiñolís “quien vivía en calle Caseros 339 y que luego de la muerte (de Ludmila) colaboró con la desaparición de pruebas del delito”.

Consideró que la imputación que le corresponde a Núñez Ibarra era la de homicidio agravado por alevosía y femicidio y a los tres albañiles restantes la figura de encubrimiento grave. El fiscal entiende que Quiñones Chiñolis fue quien ayudó a trasladar a la víctima desde la obra de calle Caseros hacia el basural donde fue encontrado el cuerpo al día siguiente.

Los lineamientos trazados por el Dr. Sergio Terrón fueron acompañados por la representante de particular damnificado, Dra. Jessica Massi.
Para el Dr. Silvio Acerbo, asesor letrado de Gustavo Silvestre Núñez Ibarra, existe la presunción de inocencia considerando “que no se podrá construir prueba legal idónea y suficiente para condenarlo”.

Por último, el Dr. Carlos Torrens, representante legal de González Leith, Pérez Sanabria y Quiñones Chiñolis junto con el Dr. Federico Mastropierro, enfatizó en que sus clientes “vinieron hoy. Están presentes y en libertad. Están convencidos de lo que declararon y van a ratificar”, pidió “la absolución de los tres y subsidiariamente “el cambio de calificación de acuerdo a lo que surja en el debate”.

DEBATE
La primera etapa del debate se concentró en la lectura de las declaraciones que en un primer momento prestaron los hoy imputados.
El 19 de abril de 2016, Alberto Quiñones Chiñolis, quien vivía en Padre Respuela 370, relató que había acompañado a Ludmila a Caseros 339 donde vivían Núñez Ibarra y González Leith. “Ambos querían pasar primero, discutieron. Núñez forcejeó, Ludmila se cayó y golpeó la cabeza. Como no respondía, él se asustó y comenzó a apuñalarla”. Luego, resolvieron “llevarla al basural”. Allí, Núñez Ibarra abusó de la joven”. En un mismo sentido, se conoció la declaración de Luciano González Leith que coincidió en el relato aunque aclaró que no acompañó a trasladar el cuerpo de la joven.

LAS DECLARACIONES
La mamá de Ludmila, Silvia Ciccolini, recordó durante su testimonio que su hija padecía desde pequeña de hiperplasia suprarenal y que aquella noche de domingo, como
“no llegaba le mandé mensajes al celular pero no contestó. Ella nunca se demoraba más de una o dos horas” y por eso la denuncia.

LOS PERITOS

Los testimonios más extensos y que despertaron especial interés durante el debate, fueron los brindados por el licenciado Alejandro Doro y la Dra. Carolina Pérez Mernes.

En calidad de peritos sumaron detalles trascendentes respecto del lugar donde fue encontrado el cuerpo de Ludmila.

En cuanto a las lesiones, en rostro, cuello y cráneo eran compatibles con la piedra “encontrada al lado de su cabeza”.

Ludmila no presentaba signos de arrastre.

Por su parte, la médica Carolina Pérez Mernes realizó una pormenorizada descripción de la autopsia realizada esa noche de lunes entre las 21 y las 23:45 horas.

Si bien encontró en el cuerpo de Ludmila 16 lesiones diferentes, “todas vitales” dos de ellas hablan de la brutalidad del ataque. “La lesión en hemi cara derecha y la asfixia mecánica que le produjo la muerte”

SOY INOCENTE

Las primeras palabras que pronunció fueron “Soy inocente. No niego que el sábado estuve con la chica. El domingo a la noche mandé mensajes, 2 o 3 pero ella no apareció en la obra. González (su compañero) sabe que no tengo nada que ver porque los dos estábamos en la obra (de caseros). Después me acosté”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas