Manejar jóvenes adultos ventajas desventajas recomendaciones
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

AMB

Nunca es tarde para aprender a manejar

Publicado

el

Hace unos años atrás, una de las grandes ilusiones de los jóvenes era aprender a manejar desde una moto hasta el auto familiar; una fantasía que se iniciaba desde la infancia. Parece que los tiempos y las ideas han cambiado, dado que, diversos estudios han demostrado que los adolescentes postergan cada vez más su gusto por empezar a conducir.

Es cierto que también, hay personas que nunca pudieron aprender por temor o porque no tuvieron la posibilidad de hacerlo. Sea cual sea el motivo, ¡nunca es tarde y siempre hay una primera vez!. Por esto, es valioso tener en cuenta algunas consideraciones como sus ventajas y desventajas.

Ventajas
– Pensarás en las consecuencias de tus actos. A diferencia de un adolescente que, lo rige principalmente su cerebro emocional, es menos probable que tomes decisiones impulsivas y que te pongan en riesgo.
Es por ello que son los más jóvenes, desde los 15 hasta los 24 años, quienes sufren mayores accidentes automovilísticos a causa del exceso de velocidad y las malas decisiones.

– Actualmente la tendencia en la industria automotriz es la transmisión automática. Por lo que no necesariamente hay que aprender con transmisión manual. Aunque aprender en un auto estándar te da una serie de beneficios incluyendo la satisfacción y el placer de conducir, al principio, puede generar estrés.

Desventajas
– Entre más joven se es, más arriesgado; lo que puede ayudar a animarse a hacer las cosas aunque se tenga miedo. Como adulto, hay que combatir temores y no desanimarse porque no se aprenderá rápido.

– Hay que desarrollar paciencia. Es fundamental no depender de otras personas para realizar las actividades.

Recomendaciones
– Evitar que sea un familiar o conocido quien te enseñe a manejar a menos que sea una persona excesivamente tranquila.

– Trata de tomarte en serio tu aprendizaje. Esto incluye investigar cuál es la forma correcta de tomar las curvas, por qué no debes usar el freno para todo, cómo pisar el pedal del acelerador, etc.

– Conducir es mucho más que aprender a mover el auto, estacionarlo o espejear: es estar alerta.

– Anticipar los errores que otros automovilistas podrían llegar a cometer: tener la atención 100% puesta en el manejo.

Suplemento AMB

Más Leidas