Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Novedoso tratamiento para la enfermedad coronaria

Cardiólogos juninenses participaron en la investigación que demostró la utilidad de la nueva medicación.

Publicado

el

Los pacientes con enfermedad coronaria que han sufrido un infarto de miocardio constituyen una población de alto riesgo expuesta a sufrir un nuevo infarto, un accidente cerebrovascular, o inclusive la muerte, como complicación secundaria de tales eventos.

Desde hace algunos años se demostró que tratar a los pacientes luego del infarto con estatinas (rosuvastatina, atorvastatina, etc.), reduce el colesterol sanguíneo y disminuye la chance de aparición de nuevos eventos cardiovasculares graves.
Más recientemente se demostró que otra droga (ezetimibe) también cumple un rol similar, si bien es algo menos efectiva que las estatinas.

En las recientes sesiones anuales del prestigioso Congreso Anual del Colegio Americano de Cardiología celebradas en Orlando, Estados Unidos, se presentaron los resultados del Estudio Clínico ODYSSEY, considerado como uno de los más importantes del evento científico.

El mismo incorporó a 18924 pacientes tratados y seguidos a lo largo de 2,8 años. El estudio demostró que la administración de alirocumab (un anticuerpo monoclonal) en pacientes con antecedentes de infarto de miocardio que ya reciben estatinas, reduce en forma muy marcada el colesterol sanguíneo y disminuye de manera aún mayor la aparición de nuevos eventos cardiovasculares graves y muerte.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas semejantes a las que produce normalmente el sistema inmunológico del organismo para defenderse, por ejemplo, de bacterias y virus. En este caso, el anticuerpo actúa bloqueando un mecanismo normal a nivel del hígado, que regula la eliminación del colesterol sanguíneo y en consecuencia, causa una marcada disminución del nivel de colesterol en la sangre.

El alirocumab se administra en forma inyectable de manera muy sencilla y cómoda (1 vez cada 2 semanas por vía subcutánea) y demostró ser un agente muy seguro que no causa efectos adversos significativos. En este sentido, la efectividad y la seguridad del nuevo producto genera muchas expectativas considerando que el tratamiento actual con estatinas produce efectos adversos en un porcentaje de pacientes, motivando molestias musculares y hasta necesidad de suspensión de la droga.

Argentina fue uno de los 57 países que participaron en el Estudio ODYSSEY y entre los centros de investigación argentinos se encuentra el Centro Médico Lebensohn, dirigido por Miguel Bustamante Labarta y María José Pelagagge.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas