Seguinos en
LT20 Radio Junín

Locales

Notre Dame: en busca de otra reconstrucción

Para el arquitecto Juan Dillon, la emblemática catedral “se puede reconstruir teniendo en cuenta determinados criterios”.

Publicado

el

Pasado el mediodía argentino del lunes, el mundo recibía la noticia de que la Catedral de Notre Dame estaba sufriendo un incendio devastador que afectó a gran parte del techo de la catedral de Notre Dame de París y que ocasionó el derrumbe de su aguja central y gran parte del templo emblemático de Francia, que tiene más de 800 años. Luego de que se iniciara una investigación, las autoridades francesas priorizaron la hipótesis de un origen accidental.

Juan Dillon, arquitecto de nuestra ciudad, charló con Grupo La Verdad y dijo: “Uno lo puede analizar desde distintos puntos de vistas distintos. Desde lo físico, la catedral era un edificio histórico, que era patrimonio mundial y tenía características propias por haber sido hecho en el gótico. Por otro lado, tenía una serie de elementos en su interior que también eran parte de ese patrimonio. Culturalmente es un símbolo propio, junto con la torre Eiffel de la ciudad de París y de Francia para el resto del mundo”.

“Se construyó en la edad media, que casi se completa en 100 años, pero se terminó en 200. Después se le hicieron agregados y reformas. Tiene una historia muy rica. En el siglo 19 se le hicieron reinterpretaciones de lo que había sido porque no es la primera vez que le ocurre un ‘desastre’. Ahí le agregaron las gárgolas, que servían como desagotes. En la Revolución Francesa fue destruida porque se quería implantar el culto racional y borrar el religioso”, agregó.

Para el arquitecto, la emblemática catedral “se puede reconstruir teniendo en cuenta determinados criterios”. “Hace unos 30 años tuvimos un caso parecido con el Teatro Argentino de La Plata. Ahí se calló la techumbre y quedó el edificio alrededor, allá se decidió tirarlo abajo. Por suerte ahora el criterio fue distinto y los bomberos tenían que proteger la estructura, dejando que se cayera el techo”, sostuvo.

A su vez, para Dillón “lo que hay que hacer es reconstruir la textura de la techumbre, rearmar la aguja que le da el perfil de altura”, aunque aclaró: “Pero el gran problema son los rosetones y las vidrieras medievales, que están unidos por uniones de plomo que las deben afectado en sus coloridos el humo y el hollín”.

“Según algunas noticias está intacto, pero otro tema es su órgano. Hay que ver si la calidad de los materiales no fue afectada por el calor. Hay que ir tratando de recuperar de a poco. El trabajo primero será arqueológico prácticamente, y después hay que recomponer y dejar a nuevo”, finalizó.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas